“Un día vamos a curar todas las enfermedades pero, ¿a qué precio?”

La esperanza de vida ha aumentado unos 30 años en un siglo (en el XIX se establecía en unos 55). Hace 120 años la gente se moría por tétanos y no había antibióticos para las infecciones más frecuentes. Hace varios siglos, griegos y romanos vivían en torno a los 30. El XX parece haber sido milagroso y vamos a seguir viviendo vidas más largas, pero estamos en el “ocaso” de una era y entrando en una fase de la ciencia médica "que trae consigo más inequidad en el acceso a la salud y una considerable carga de dudas bioéticas", asegura el Premio Nobel Aaron Ciechanover, bioquímico desvelado por las consecuencias de la "revolución de la medicina personalizada".

Seguir leyendo.

🚩 Publicado originalmente en Planeta Futuro | EL PAÍS: Enlace al post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *