¿Qué es la úlcera de Buruli?

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la úlcera de Buruli es una enfermedad crónica y debilitante. Suele afectar a la piel, y en ocasiones al hueso. Asimismo, puede causar desfiguraciones permanentes y discapacidad a largo plazo.

El nombre de esta enfermedad tiene su origen en la región de Buruli, en Uganda, actualmente llamada Nakasongola. En esta área se detectaron un gran número de casos en personas refugiadas ruandesas a finales de la década de los años 50.

El microorganismo que causa la úlcera de Buruli es de la misma familia que las bacterias causantes de la lepra y la tuberculosis. Al igual que estas dos enfermedades tropicales desatendidas, la úlcera de Buruli afecta especialmente a países de clima tropical o subtropical.

Un total de 33 países han notificado casos de úlcera de Buruli. En África tiene una incidencia mayor en Nigeria y los países ribereños del Golfo de Guinea. Así, no es de extrañar que la primera conferencia internacional sobre esta enfermedad tuviese lugar, en 1998, en Yamaussoukro (Costa de Marfil).

La úlcera de Buruli es una enfermedad tropical desatendida que afecta igualmente a mujeres y hombres. Casi tres cuartas partes de los casos se diagnostican en la fase de ulceración.

Avanzar en el conocimiento de cómo se transmite la enfermedad sigue siendo fundamental para combatirla. Así, en la actualidad se están desarrollando diversas investigaciones en relación a la úlcera de Buruli. Según recoge la OMS, en 2013 comenzó en Benín y Ghana un ensayo clínico coordinado por esta misma organización, con el fin de desarrolllar un tratamiento para esta enfermedad.

Lodazal

La transmisión de la úlcera de Buruli ocurre principalmente mediante e agua. Se cree que esta microbacteria prolifera en el lodo bajo las aguas estancadas. La tala de bosques, las infraestructuras de regadíos o creación de pantanos han podido tener un papel clave en la propagación de esta enfermedad tropical desatendida.

El diagnóstico y tratamiento temprano es crucial para reducir las lesiones y evitar discapacidades. El tratamiento de las personas enfermas de úlcera de Buruli se realiza a base de antibióticos, más efectivos que los tratamientos qurirúgicos. La OMS recomienda la combinación de rifampina en combinación con estreptomicina, durante 8 meses.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *