Tu compromiso es crucial para que quien lo necesite pueda acceder a medicamentos

La población del Reino Unido no llega a los 70 millones de personas; la de África supera los 1.200 millones. ¿Sabías que el número de servicios paliativos de todo el continente es inferior al que se registra en el país europeo? Son datos que se desprenden del «Atlás de África» impulsado, entre otras instituciones, por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La falta de medicamentos o el acceso insuficiente a éstos, principalmente en áreas remotas de África o zonas urbanas de países poco desarrollados, lastra los esfuerzos para combatir las Enfermedades Tropicales Desatendidas (ETD). Muchas niñas y niños no tienen garantizado su Derecho a la Salud en áreas en las que la lepra, la úlcera de Buruli o el pián son endémicas. Se trata de enfermedades olvidadas de la piel cuyo tratamiento es fundamental para evitar secuelas.

La imposibilidad de acceder a medicamentos es un terreno abonado para la estafa y el fraude. Así, este continente se ha convertido en el supermercado mundial de las medicinas falsas. De acuerdo con el Foro Económico Mundial, en los últimos años, la facturación por vacunas o antirretrovirales «fake» se ha multiplicado por tres hasta alcanzar los 200.000 millones de dólares.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), uno de cada diez medicamentos del mundo es falso; en África, esta proporción alcanza a siete de cada diez. La OMS cifra en 100.000 personas el número de muertes anuales en todo el continente por el consumo de estas sustancias. Por ejemplo, en 2013, 122.000 niñas y niños menores de cinco años fallecieron en el África subsahariana tras ingerir falsos medicamentos contra la malaria.

Angola es una de las naciones que más está creciendo en África. Un lugar del que brota el petróleo, atrae a multinacionales extranjeras e inmigración (también europea). El horizonte comienza a cambiar con torres de cristal y acero; Google Maps ya permite adivinar las barriadas de bloques de viviendas para personas trabajadores que acompañan a las chabolas en los extraradios de Luanda. A pesar de la imagen de progreso, los hospitales de este país carecen de suficientes medicinas para tratar la malaria, el SIDA o la tuberculosis. Apenas el 4% del presupuesto nacional en 2018 fue para Sanidad, un porcentaje inferior al del año anterior.

El caso de Angola no es ninguna excepción en África. La prevención juega un papel fundamental para eliminar la lepra, erradicar el pian o controlar la úlcera de Buruli. ¿Sabías que en este continente las niñas y niños menores de 5 años tienen 15 veces más probabilidades de fallecer que en España?

¿Alguna vez has pensado en qué probabilidad había de que nacieses en España y no en cualquier otro país del mundo? Una dosis de antibiótico apenas cuesta 10 céntimos. Dos monedas de cobre por las que probablemente no doblarías la espalda. Es crucial el compromiso de quienes hemos tenido la suerte de nacer en un país desarrollado. En el Derecho a la Salud no podemos dejar a nadie atrás.