¿Por qué las compañías farmacéuticas no invierten en investigación para la cura de las ETDs?

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), más de mil millones de personas en el mundo fueron tratadas de alguna enfermedad tropical desatendida en el 2017. La mayoría de estas epidemias son parasitarias; es decir, transmitidas por insectos, mosquitos, simúlidos o flebótomos; sin embargo, otras se propagan a través del agua contaminada y los huevos de los gusanos.

Las enfermedades tropicales desatendidas prevalecen especialmente en regiones tropicales y subtropicales, siendo así menos comunes en los climas templados debido a que las temperaturas obligan a los artrópodos a tener que hibernar. Sin embargo, la exploración de selvas tropicales, la deforestación, la creciente inmigración y el tráfico aéreo internacional han sido las causantes de la globalización de tales enfermedades.

Por otro lado, gracias al apoyo de las oficinas regionales y nacionales de la OMS y a las 1.889 toneladas de medicamentos enviados, el 2017 consiguió tratar a más de mil millones de personas enfermas por tercer año consecutivo. Tal y como detalla la OMS “son estas iniciativas las que consiguen que varios países hayan eliminado algunas de estas enfermedades”.

Enfermedades tropicales desatendidas

“Las ETD-s no son una fatalidad, son curables y tratables”

 Sin embargo, los expertos advierten que es imprescindible dar más apoyo a los programas nacionales de control de las ETD-s con el fin de poder ampliar el uso de los mejores recursos y tratamientos. Según declara el presidente internacional de MSF, el Dr. Unni Karunakara, “las enfermedades tropicales desatendidas no son una fatalidad, son tratables y curables y esta es la razón por la que suponen todo un reto. El olvido se puede superar y millones de vidas puedes salvarse, pero para ello se requiere una voluntad política que ayude a financiar estas iniciativas que han demostrado ser efectivas”. Y es que, a pesar de que las ETD-s afecten a una de cada siete personas en el mundo, siguen siendo las grandes desconocidas. “Nos encontramos ante un terrible círculo de olvido. Los responsables políticos no se centran en estas enfermedades porque alegan que no existen medios suficientes para tratar a los pacientes adecuadamente.  A su vez, las compañías farmacéuticas no invierten en desarrollo e investigación de nuevos tratamientos porque las ETD-s afectan mayoritariamente a las personas más pobres del mundo, y por lo tanto, no representan a un mercado no lucrativo. Por esta misma razón es hora de romper este círculo”, afirma Gemma Ortiz, referente de Enfermedades Olvidadas de MSF.

Actualmente, son 18 las dolencias que la OMS ha calificado como “desatendidas” entre las cuales destacan la lepra, la úlcera de Buruli, la enfermedad del sueño y la elefantiasis. Sin embargo, en esta ocasión se va a realizar una reflexión más profunda sobre otra ETD que también afecta a muchísimas personas: el pian.

Lugar con falta de higiene

La enfermedad del pian, desde hace 1.6 millones de años lo menos

El pian es una infección tropical crónica de la piel, huesos y articulaciones causada por una subespecie pertenue de Treponema Pallidum. Según afirman los expertos, es la enfermedad más antigua de todas las treponematosis, ya que se llegaron a encontrar evidencias de la infección en esqueletos de Homo Erectus hace 1.6 millones de años. La transmisión del pian ocurre por contacto directo; es decir, de piel a piel y con los fluidos de las lesiones de una persona afectada. Generalmente, la lesión inicial suele estar repleta de bacterias y son los niños las personas con mayor riesgo de contraer la enfermedad.

En lo que al cuadro clínico respecta, la infección comienza a desarrollarse entre los 10 y 90 primeros días con la aparición de una pequeña lesión inicial llamada “buba madre” en el sitio de la infección. Entre los 3 y 6 meses posteriores, la enfermedad entra en una breve latencia con nuevas lesiones en la cara, brazos, piernas y glúteos, además de fiebre, periostitis y malestar general. Posteriormente, en aproximadamente el 10% de las personas enfermas, pueden llegar a manifestarse lesiones de tipo “goma” que destruyen los tejidos blancos y que pueden producir desfiguraciones alrededor de la nariz y curvaturas anormales en la tibia. A diferencia de otras enfermedades como la sífilis, el pian no genera daño al sistema cardiovascular ni nervioso, además tampoco afecta al feto en el caso de las mujeres embarazadas. En cuanto a la cura, lo más habitual es la inyección intramuscular de penicilina benzatina, aunque la azitromicina administrada a través de la vía oral también ha resultado ser igual de efectiva.

¿Cuáles son las enfermedades tropicales desatendidas?

Las enfermedades tropicales desatendidas según la OMS son aquellas “enfermedades infecciosas que proliferan en entornos empobrecidos, especialmente en el ambiente caluroso y húmedo de los climas tropicales“. Así, son frecuentes en regiones en vías de desarrollo del África subsahariana y diversas áreas del continente americano y asiático.

Estas afecciones están causadas principalmente por bacterias, parásitos helmintos y protozoarios, así como por virus. Si bien el tratamiento de las enfermedades tropicales desatendidas puede ser relativamente asequible en los países desarrollados, siguen fuera del alcance de las comunidades más humildes.

Enfermedades tropicales desatendidas

Enfermedades tropicales: Cuáles son y dónde se localizan

Si bien no existe un consenso a la hora de confeccionar una lista de enfermedades desatendidas, la OMS enumera 17. Son enfermedades tropicales generadas por bacterias la lepra, el pian, la tracoma y la úlcera de Buruli.

La lepra persiste principalmente en África Central, aunque también en regiones de países como Brasil o India, así como en Madagascar.

Las producidas por parásitos helmintos son la cisticercosis y teniasis, la dracunculiasis, la equinocosis, la esquistosomiasis, la filariosis linfática, la nematodosis digestiva y la oncocercosis.

Entre las enfermedades tropicales producidas por protozoarios está la leishmaniosis, que puede ser cutánea, muco-cutánea y visceral. La primera se concentra principalmente en Oriente Medio, la muco-cutánea en Sudamérica: es una de las enfermedades tropicales en Bolivia, varias regiones de Brasil y Perú. Finalmente, la leishmaniosis visceral es propia principalmente del llamado Cuerno de África, Bangladés e India.

La tripanosomiasis africana o enfermedad del sueño y la tripanosomiasis americana o enfermedad de Chagas son afecciones generadas también por parásitos protozoarios.

Enfermedades tropicales desatendidas transmitidas por mosquitos y zancudos

La rabia, prácticamente erradicada entre humanos, y el dengue, una de las enfermedades transmitidas por mosquitos y zancudos, son generadas por virus. Esta última se localiza principalmente en regiones de los continentes americano y asiático, así como en Australia.

Hoy en día las enfermedades tropicales desatendidas continúan propagándose en las regiones y comunidades en las que persiste la pobreza extrema o se producen conflictos armados. La contaminación ambiental y la falta de higiene y condiciones de vida más elementales facilitan la transmisión de estas enfermedades, que hoy en día siguen afectando a millones de personas.