La Úlcera de Buruli: en los últimos 4 años ha aumentado un 400% su presencia

Según ha informado la Organización Mundial de la Salud (OMS), actualmente hay 17 enfermedades tropicales desatendidas, como por ejemplo, la Úlcera de Buruli, a nivel mundial que afectan a más de 1.500 millones de personas. En otras palabras, una de cada seis personas en el mundo sufre una enfermedad de la que jamás había escuchado hablar antes. Por este motivo, y con intención de mejorar la calidad de vida de las personas que se encuentran ante esta situación, la OMS reclama a los países afectados una mayor inversión de por lo menos el 0,1% en gasto sanitario: “El aumento de las inversiones de los gobiernos nacionales puede aliviar la miseria humana, distribuir los beneficios económicos de manera más uniforme y ayudar a las masas atrapadas en la pobreza”. Además, la directora general de la OMS, Margaret Chan, subraya que este tipo de patologías producen ceguera, deformidades, discapacidad permanente e incluso fallecimientos. Los países en vías de desarrollo, con medianos y pocos ingresos, son quienes más lo sufren, razón de más para que este organismo de las Naciones Unidas exija orden en la distribución de los recursos económicos para atenuar y mejorar la situación.

Enfermedades tropicales desatendidas: qué son exactamente

De acuerdo con la definición ofrecida por Wikipedia, las ETD son enfermedades infecciosas que prevalecen en regiones tropicales y subtropicales: África, Asia y América. Son causadas por diversos patógenos entre los cuáles destacan los gusanos, protozoos, los virus, las bacterias y los insectos.

En África subsahariana, el impacto del conjunto de estas patologías es comparable al de la malaria o tuberculosis. Además, a pesar de que en los países desarrollados se pueden tratar e incluso prevenir la mayoría de ellas, en los países subdesarrollados son una de las causas más frecuentes de enfermedades graves y de muerte. Y es que, se sigue dando mucha mayor importancia al VIH, paludismo y a la tuberculosis, dejando así a las enfermedades tropicales desatendidas en un segundo plano.

Entre las ETD se encuentran diferentes patologías segmentadas por sus diferentes formas de contagio:

  •  Enfermedades causadas por protozoos:
    • Tripanosomiasis africana
    • Tripanosiamosis americana
    • Leishamniosis
  •  Enfermedades causadas por infecciones bacterianas:
    • Lepra
    • Úlcera de Buruli
    • Tracoma
    • Pian
  •  Enfermedades causadas por gusanos:
    • Cisticercosis y teniasis
    • Equinocosis
    • Dracunculiasis
    • Filiarosis linfática
    • Oncocercosis
    • Nematodosis digestivas
  •  Enfermedades causadas por algún virus:
    • Dengue
    • Rabia
  •  Enfermedades causadas por mordeduras de serpientes:

En esta ocasión, es necesario hacer hincapié en una de las enfermedades que a día no sólo sigue vigente, sino que su presencia sigue en aumento: la Úlcera de Buruli.

Qué es la Úlcera de Buruli

La Úlcera de Buruli es una enfermedad crónica de piel encontrada generalmente en África y que en los últimos cuatro años ha aumentado un 400% su presencia. Esta patología afecta sobre todo a niños y niñas de 4 a 12 años que viven en zonas rurales pobres cerca de ríos, pantanos y aguas estancadas. Se cree que la microbacteria, Mycobacterium Ulcerans, prolifera en el lodo que se forma debajo de las aguas estancadas y que el contagio se produce por el contacto directo con elementos contaminados. Por ejemplo, aerosoles procedentes de superficies acuosas o animales acuáticos.

Cuáles son los síntomas más comunes

Esta bacteria emite toxinas que destruyen las células de la dermis, pequeños vasos sanguíneos y la grasa que se encuentra debajo de la piel, provocando así úlceras y pérdida de piel. A su vez, afecta al 60% de las extremidades inferiores; es decir, a las piernas, y un 30% a las extremidades superiores. En ocasiones, también puede llegar a dañar el 10% de la cara. Además, los periodos de incubación de las lesiones relacionadas con un traumatismo oscilan entre dos semanas y tres años. Una vez pasados los primeros 50-75 días, es común encontrarse con bacterias ácido-alcohol resistentes, lo que significa que la enfermedad está adquiriendo mayor fuerza. Por otro lado, la mayoría de las lesiones son indoloras, es decir, la enfermedad se desarrolla silenciosamente y la mayoría de los pacientes no son conscientes de lo que ocurre dentro de su organismo hasta pasado un tiempo prolongado.

Cómo tratar la Úlcera de Buruli

La pauta básica para el tratamiento de esta patología es la ingesta de antibióticos, aunque en ocasiones puede ser también necesaria la realización de operaciones quirúrgicas. A medida que la úlcera se agranda con el paso del tiempo, el diagnóstico precoz y el tratamiento oportuno pueden ayudar a minimizar la pérdida de piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *