Anesvad se suma al Día Internacional del Legado Solidario

Volver

2019-09-13

Categoría: Anesvad

Anesvad se suma al Día Internacional del Legado Solidario

Miren Hualde Amunarriz

Día Internacional del Legado Solidario

Bajo el lema, #CambiaLosTitularesDelFuturo, hoy 13 de septiembre toca hablar de otra forma de cambiar las cosas y buscar un mundo más justo y solidario, de los testamentos y legados solidarios.

Dejando un porcentaje de nuestra herencia, un bien dinerario, o un bien no dinerario, como por ejemplo, un inmueble en nuestro testamento a favor de una causa solidaria, garantizamos que el trabajo de las entidades sin ánimo de lucro por un futuro mejor para todos, continúe cuando ya no estemos.

LegadoSolidario.org es una iniciativa social que comenzó en 2007 con el objetivo de informar sobre la importancia de hacer testamento y la opción de dejar tu huella de solidaridad en él y está integrada por 25 organizaciones o entidades sin ánimo de lucro entre las que se encuentra Anesvad.

Cómo hacer un legado solidario

En España no existe mucha costumbre de hacer testamento siendo generalizado el sentir de que se trata de un proceso lento, complicado y muy costoso. Pero no es la realidad ya que hacer un testamento es sencillo y cuesta alrededor de 45 euros. Se trata de un trámite reversible en cualquier momento pero que, sea cual sea el importe de la donación, puede ayudar a los más necesitados y a promover la solidaridad entre todos los ciudadanos del mundo. Se gestiona a través de un notario y la ONG que se elija puede guiar en el proceso.

#CambiaLosTitularesDelFuturo. Haz tu #LegadoSolidario

También te puede interesar sobre este tema:

🚩 Publicado originalmente por Derecho a la Salud: Anesvad se suma al Día Internacional del Legado Solidario

Anesvad se suma al Día Internacional del Legado Solidario

Bajo el lema, #CambiaLosTitularesDelFuturo, hoy 13 de septiembre toca hablar de otra forma de cambiar las cosas y buscar un mundo más justo y solidario, de los testamentos y legados solidarios.
Dejando un porcentaje de nuestra herencia, un bien dinerario, o un bien no dinerario, como por ejemplo, un inmueble en nuestro testamento a favor de una causa solidaria, garantizamos que el trabajo de las entidades sin ánimo de lucro por un futuro mejor para todos, continúe cuando ya no estemos.
LegadoSolidario.org es una iniciativa social que comenzó en 2007 con el objetivo de informar sobre la importancia de hacer testamento y la opción de dejar tu huella de solidaridad en él y está integrada por 25 organizaciones o entidades sin ánimo de lucro entre las que se encuentra Anesvad.
Cómo hacer un legado solidario
En España no existe mucha costumbre de hacer testamento siendo generalizado el sentir de que se trata de un proceso lento, complicado y muy costoso. Pero no es la realidad ya que hacer un testamento es sencillo y cuesta alrededor de 45 euros. Se trata de un trámite reversible en cualquier momento pero que, sea cual sea el importe de la donación, puede ayudar a los más necesitados y a promover la solidaridad entre todos los ciudadanos del mundo. Se gestiona a través de un notario y la ONG que se elija puede guiar en el proceso.
#CambiaLosTitularesDelFuturo. Haz tu #LegadoSolidario

🚩 Publicado originalmente por Derecho a la Salud: Anesvad se suma al Día Internacional del Legado Solidario

Mujeres por mujeres, el nuevo ciclo de Anesvad en Microteatros

Por sexto año consecutivo y del 24 de septiembre al 6 de octubre, nos unimos a la sala teatral madrileña con ocho piezas escénicas, entre comedias, thrillers o danza para sensibilizar sobre las enfermedades olvidadas

La programación este año tiene rostro de mujer ya que, coincidiendo con el Decenio de la Mujer Africana, impulsamos el ciclo Mujeres por mujeres en el que actrices, creadoras y autoras unen sus voces para ser la vacuna contra la indiferencia y sensibilizar sobre realidades lejanas que no por ello debemos olvidar.

Géneros como la comedia pasando incluso por la danza, para lanzar una mirada, con sus tramas y argumentos, distintas enfermedades olvidadas como la lepra, la ulcera de buruli, la filariasis o el pian. Todo ello, eliminando estigmas, normalizando su cotidianeidad e invitándonos a pasar un buen rato, cosa que no siempre ocurre en
piezas con esta vocación sensibilizadora.

Esta programación se desarrolla del 24 de septiembre al 6 de octubre, y celebra el Decenio de la Mujer Africana convirtiéndose en Por los demás. Mujeres por mujeres, en una reivindicación de las cargas que suelen soportar las mujeres
africanas con las que esta ONGD trabaja en las zonas más rurales de países como Benín, Ghana, Togo o Costa de Marfil. En distintos horarios podremos disfrutar de las piezas Casta y Pura, un texto de Julián Salgueroy Miguel Ángel Jiménez dirigido por Tinoní Creaciones, que nos presenta a dos mujeres misioneras por el día y entregadas al misionero por la noche; Yo pío, tú pías ¡Yo soy el Pian!, una hilarante fiesta que gira en torno a la femme fatale de la enfermedadtotal, con texto y dirección de Antonio Ponce y Mercedes Salvadores, y Antonio Ponce y Juan Carlos Arráez como intérpretes; Desídir, que nos trae el lado romántico y musical con una historia escrita y dirigida por Victor Boira, con Claudia Coelho y José Burgos encarnando a una pareja que, tras dedicar su vida a los demás, deben cuidarse a sí misma; Vendadas, con texto y dirección de Mercè Grané, y las intérpretes Valeria Jons y Teresa Garzón, aquí unidas por un trozo de venda.
 
En sesión golfa estarán en cartel la comedia con tintes de thriller La marca del agua, texto y dirección de Leila Baida con Belén González y Yashmín Zamani, en el que se investiga el boicot a un abastecimiento del agua; la dramedia Négatif, texto y dirección de Beatriz Justamante e interpretación de Godeliv Van Den Brandt y Joseph Ewonde Jr./ Godeliv Van Den Brandt y Joseph wonde Jr., donde un paciente cambia la vida de su médico; Porque me da la Ghana, texto y dirección de Nacho Hevia con Elisabeth Bonjourm, con una mujer de 67 años viviendo una segunda juventud; y la comedia mística Vudú, texto y dirección de Nahia Laíz con Ana Pascual y Ana del Arco, donde un encuentro inesperado entre dos antiguas rivales se complica hasta lo inimaginable por un fenómeno de transmigración espiritual.

🚩 Publicado originalmente por Derecho a la Salud: Mujeres por mujeres, el nuevo ciclo de Anesvad en Microteatros

Mujeres por mujeres, el nuevo ciclo de Anesvad en Microteatros

Por sexto año consecutivo y del 24 de septiembre al 6 de octubre, nos unimos a la sala teatral madrileña con ocho piezas escénicas, entre comedias, thrillers o danza para sensibilizar sobre las enfermedades olvidadas

La programación este año tiene rostro de mujer ya que, coincidiendo con el Decenio de la Mujer Africana, impulsamos el ciclo Mujeres por mujeres en el que actrices, creadoras y autoras unen sus voces para ser la vacuna contra la indiferencia y sensibilizar sobre realidades lejanas que no por ello debemos olvidar.

Géneros como la comedia pasando incluso por la danza, para lanzar una mirada, con sus tramas y argumentos, distintas enfermedades olvidadas como la lepra, la ulcera de buruli, la filariasis o el pian. Todo ello, eliminando estigmas, normalizando su cotidianeidad e invitándonos a pasar un buen rato, cosa que no siempre ocurre en

piezas con esta vocación sensibilizadora.

Esta programación se desarrolla del 24 de septiembre al 6 de octubre, y celebra el Decenio de la Mujer Africana convirtiéndose en Por los demás. Mujeres por mujeres, en una reivindicación de las cargas que suelen soportar las mujeres

africanas con las que esta ONGD trabaja en las zonas más rurales de países como Benín, Ghana, Togo o Costa de Marfil. En distintos horarios podremos disfrutar de las piezas Casta y Pura, un texto de Julián Salgueroy Miguel Ángel Jiménez dirigido por Tinoní Creaciones, que nos presenta a dos mujeres misioneras por el día y entregadas al misionero por la noche; Yo pío, tú pías ¡Yo soy el Pian!, una hilarante fiesta que gira en torno a la femme fatale de la enfermedadtotal, con texto y dirección de Antonio Ponce y Mercedes Salvadores, y Antonio Ponce y Juan Carlos Arráez como intérpretes; Desídir, que nos trae el lado romántico y musical con una historia escrita y dirigida por Victor Boira, con Claudia Coelho y José Burgos encarnando a una pareja que, tras dedicar su vida a los demás, deben cuidarse a sí misma; Vendadas, con texto y dirección de Mercè Grané, y las intérpretes Valeria Jons y Teresa Garzón, aquí unidas por un trozo de venda.

 

En sesión golfa estarán en cartel la comedia con tintes de thriller La marca del agua, texto y dirección de Leila Baida con Belén González y Yashmín Zamani, en el que se investiga el boicot a un abastecimiento del agua; la dramedia Négatif, texto y dirección de Beatriz Justamante e interpretación de Godeliv Van Den Brandt y Joseph Ewonde Jr./ Godeliv Van Den Brandt y Joseph wonde Jr., donde un paciente cambia la vida de su médico; Porque me da la Ghana, texto y dirección de Nacho Hevia con Elisabeth Bonjourm, con una mujer de 67 años viviendo una segunda juventud; y la comedia mística Vudú, texto y dirección de Nahia Laíz con Ana Pascual y Ana del Arco, donde un encuentro inesperado entre dos antiguas rivales se complica hasta lo inimaginable por un fenómeno de transmigración espiritual.

🚩 Publicado originalmente por Derecho a la Salud: Mujeres por mujeres, el nuevo ciclo de Anesvad en Microteatros

Microteatro con Anesvad: Mujeres por Mujeres

Por sexto año consecutivo y del 24 de septiembre al 6 de octubre, nos unimos a la sala teatral madrileña con ocho piezas escénicas, entre comedias, thrillers o danza para sensibilizar sobre las enfermedades olvidadas.

🚩 Publicado originalmente por Derecho a la Salud: Microteatro con Anesvad: Mujeres por Mujeres

La asistencia sanitaria universal es, en África, una necesidad para un desarrollo genuino (parte 3/3)

El ébola, el VIH / SIDA y el cólera son enfermedades que desencadenan alertas de salud a nivel nacional e internacional. Sin embargo, otras dolencias crónicas como la hipertensión, las enfermedades cardíacas, la insuficiencia renal, el cáncer, la desnutrición, el alcoholismo, la drogadicción y la diabetes contribuyen en la reducción del promedio de esperanza de vida al mismo tiempo que debilitan la capacidad productiva de las sociedades africanas.

Al proporcionar esta mirada general a la crisis de atención médica en los estados miembros de la UA, se evidencia la necesidad desesperada de un sistema UHC en todo el continente. A pesar de que ha habido un crecimiento sustancial en varias naciones y regiones de África durante las dos décadas anteriores, estos niveles de expansión económica no pueden considerarse sostenibles de ninguna manera basados en la dependencia continua de la región en el comercio de recursos energéticos, minerales estratégicos y Productos agrícolas.

De hecho, el resurgimiento del atolladero de la deuda africana en los últimos años está directamente relacionado con la disminución de precios de productos básicos en el mercado mundial, que todavía está dominado por los países imperialistas occidentales. Además, la fragilidad de los estados dominados por el neocolonialismo se refleja en las a menudo, precarias posiciones sociales de los profesionales de la salud.

En países africanos como Sudáfrica, Zimbabue, Kenia y Nigeria se pagan bajos salarios a enfermeras, médicos e investigadores de la salud. Muchos de estos trabajadores de la salud se han involucrado en huelgas exigiendo el pago regular de salarios, salarios más altos y mejores condiciones de empleo. Otros profesionales trabajando en el campo de la medicina han sido reclutados para trabajar en los países capitalistas de Europa y Norteamérica obstaculizando aún más la capacidad de los países miembros de la Unión Africana (UA) para abordar los monumentales problemas de salud en el continente.

Como se presentó al comienzo de este informe, Sudáfrica ofrece un claro ejemplo del desafío que enfrenta el sector público en relación con la prestación de servicios médicos para la clase trabajadora y los pobres. Otros gobiernos en África enfrentan situaciones similares, que requieren el fortalecimiento de las estructuras estatales. Los planes de salud privados con fines de lucro pueden y tienen un papel que desempeñar. Sin embargo, como se ilustra en los Estados Unidos, millones se quedarán sin cobertura de seguro médico si se permite que las ganancias determinen cómo se administran los sistemas de atención médica.

La crisis sanitaria en África está indisolublemente unida a la lucha contra el legado del colonialismo y el neocolonialismo. Cualquier estrategia genuina de desarrollo no puede tener éxito sin el mantenimiento de una saludable y productiva población juvenil, fuerza laboral y sectores de adultos de la población.

Abayomi Azikiwe

* Abayomi Azikiwe es editor en Pan-African News Wire

Fuente: Pambazuka

[Traducción, Jesús Esteibarlanda]

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- La asistencia sanitaria universal es, en África, una necesidad para un desarrollo genuino (parte 2/3)

- La asistencia sanitaria universal es, en África, una necesidad para un desarrollo genuino (parte 1/3)

- Cobertura sanitaria universal en África: desafíos y debilidades

- El impacto de las políticas neoliberales en la salud

- Pobreza y política fiscal en África

- Entrevista con el Secretario de Estado para la Salud Pública de Angola: Un país sin corrupción asegura una mejor salud

- Los gastos sociales en África

- Las bebidas y los juegos de azar van a financiar la sanidad pública en Angola

- Crisis sanitaria en Angola

- Los sistemas de salud de África occidental deben reforzarse

- Un sistema de salud todo en uno, ¿realidad o sueño?

- Las trampas de la salud africana

🚩 Publicado originalmente en www.africafundacion.org: Enlace al post

Erradicar el ébola llevará más que tomar una simple pastilla (parte 2/2)


Si la respuesta médica actual contra el Ébola tiene éxito en el Kivu Norte, habrá mejorado el largo historial de fracasos del gobierno. Durante casi un cuarto de siglo, el gobierno congoleño ha fracasado en la prestación de servicios públicos básicos en la región. La mayoría de los ciudadanos han experimentado históricamente corrupción, ineficiencia y violencia por parte de los funcionarios públicos, por lo que no confían en nada de lo que dice el gobierno, incluso sobre el Ébola. Como resultado, los congoleños no llevan a los familiares sintomáticos a los centros de salud, esconden a las personas enfermas en sus hogares para evitar ser detectados, y llevan a cabo rituales tradicionales de entierro sin informar a las autoridades estatales.

Los congoleños también desconfían de los actores internacionales, incluidos los organismos de ayuda, las organizaciones no gubernamentales (ONG) y las Naciones Unidas. Las preocupaciones de los congoleños sobre lo que hacen los cooperantes extranjeros acaban a menudo en la creación de teorías conspiranoicas (los rumores falaces incluyen la afirmación de que los pacientes están siendo inyectados con la enfermedad). Por supuesto, esta postura surge de la larga experiencia con países extranjeros y la tendencia de estos a actuar de forma diferente de lo anunciado. Los belgas saquearon los recursos naturales del Congo bajo la apariencia de una "misión civilizadora". La CIA apoyó (si no llevó a cabo) el asesinato del primer primer ministro del país después de la independencia. Y Ruanda y Uganda han invadido el país repetidamente en apoyo de los movimientos rebeldes, mientras que la mayor misión de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas del mundo ha hecho poco para traer la paz. Dado este historial, difícilmente se puede culpar a los congoleños por ser cautelosos con los forasteros.

Docenas de enfermos ingresan a los hospitales, donde los extranjeros mantienen a los pacientes fuera de la vista de sus familiares y amigos, y son pocos los que regresan. A las familias se les dice que estas personas han muerto, pero no ven sus cuerpos. Todo lo que pasa es un misterio, así que los rumores llenan el vacío. El hecho de que grupos de civiles enojados y asustados hayan atacado los centros de tratamiento del Ébola no es sorprendente en estas circunstancias.

A pesar de todos los obstáculos y malentendidos, hay señales prometedoras de que esta epidemia puede ser controlada. La nueva vacuna del Ébola ha evitado que la mayoría de los trabajadores sanitarios contraigan la enfermedad de sus pacientes. Y aunque el gobierno congoleño es débil, su respuesta al Ébola y sus programas de vacunación no lo son. En el Congo y en los países vecinos se han puesto en marcha extensos programas de vacunación dirigidos por el Estado y las ONG asociadas desde que comenzó el brote.

La propia debilidad del Estado congoleño es otro motivo de esperanza. Debido a que el gobierno ha sido tan disfuncional durante tanto tiempo, las iglesias protestantes y católicas administran gran parte del sistema de salud pública del país y gestionan la mayoría de los hospitales y clínicas públicas. Bajo este sistema, las instalaciones de salud dirigidas por la iglesia son parte del sistema de salud pública, para el cual las ONG ayudan a suministrar fondos e implementar programas.

Las autoridades sanitarias de la Iglesia están a la vanguardia de los esfuerzos de vacunación, prevención y tratamiento del Ébola. Su papel importa porque las iglesias estaban entre las pocas instituciones sociales que sobrevivieron al colapso del Estado: mientras que el gobierno, la economía, el ejército y casi todo lo demás dejaron de funcionar como instrumentos de bien público, las instituciones religiosas sobrevivieron. Casi todos los congoleños son miembros de una iglesia o mezquita, en las que los congregantes buscan liderazgo e información.

Para aprovechar al máximo estas sólidas redes religiosas y los altos niveles de confianza que los congoleños depositan en ellas, se debería trabajar más estrechamente con los líderes religiosos, especialmente para difundir información sobre los primeros síntomas del Ébola y el tratamiento eficaz. Los que respondieron al Ébola deben proveer sesiones informativas regulares a los pastores e imanes y animarlos a incorporar la información sobre el Ébola en los servicios semanales. El personal sanitario debe trabajar con los líderes religiosos para desarrollar rituales alternativos que permitan a las familias conmemorar adecuadamente a sus seres queridos mientras evitan que el Ébola se propague.

Fuente: Foreign Affairs

[Edición y traducción, Álvaro García López]

[Fundación Sur]

Artículos relacionados:

- Erradicar el ébola llevará más que tomar una simple pastilla (parte 1/2)

- La OMS declara oficialmente el ébola como “emergencia de salud pública mundial”

- Dos miembros del personal sanitario dedicado a la lucha contra el ébola han sido asesinados en la RDC

- Cómo la crisis del ébola en la RDC ha provocado que muchos niños mueran de sarampión

- Cómo las fronteras permeables de África dificultan la contención del ébola

- Situación de la epidemia de Ébola de la R D Congo a fecha 5 de Julio de 2019

- Tanzania en peligro tras los casos de ébola en Uganda

- La OMS da el visto bueno al uso de medicina experimental contra el Ébola en Uganda

- Más de 300.000 personas huyen del Congo, complicando la lucha contra el Ébola

- Kenia en alerta tras anunciarse un presunto caso de ébola

- El brote de ébola en la RDC se extiende a Uganda

- Atacan otro centro de tratamiento del ébola en RDC

- Situación de la epidemia de Ébola de la República Democrática del Congo a 9 de Mayo de 2019

- La OMS adapta la estrategia de vacunación contra el ébola en la República Democrática del Congo

- Se confirman 27 casos de ébola en un día en RDC

- El personal sanitario de la RDC exige más seguridad en su trabajo

- Situación de la epidemia de Ébola de la República Democrática del Congo a 23 de Abril de 2019, por José Antonio Barra Martínez

- Más de 1.000 personas fueron infectadas por el ébola en la República Democrática del Congo

- Situación de la epidemia de Ébola de la República Democrática del Congo a 17 de Marzo de 2019

- La epidemia de ébola en RDC está "relativamente" controlada

- Situación de la epidemia de Ébola de la República Democrática del Congo a 31 de Enero de 2019

- Situación de la epidemia de Ébola de la República Democrática del Congo a 16 de Diciembre de 2018

- La OMS prevé que el brote de Ébola en la República Democrática del Congo dure al menos seis meses más

- Diez nuevas muertes por ébola en la República Democrática del Congo en sólo cuatro días

- Situación de la epidemia de Ébola de la República Democrática del Congo a 28 de Octubre de 2018

- Situación de la epidemia de Ébola de la República Democrática del Congo a 11 de Septiembre de 2018

🚩 Publicado originalmente en www.africafundacion.org: Enlace al post

La asistencia sanitaria universal es, en África, una necesidad para un desarrollo genuino (parte 2/3)

Enfermedades de alto perfil necesitan atención inmediata

En la República Democrática del Congo (RDC), un brote reciente de la enfermedad por el virus del Ébola (EVD) ha presentado otro importante desafío de atención médica a este país, ya con graves problemas. El EVD se documentó por primera vez en la RDC a mediados de la década de 1970. Ha habido recurrentes pandemias durante las cuatro décadas anteriores.

La peor pandemia de EVD tuvo lugar en 2014-2015 en 3 naciones de África Occidental, Guinea, Sierra Leona y Liberia, donde decenas de miles de personas enfermaron y murieron más de 11.000. El alcance del brote en África Occidental provocó las intervenciones internacionales de la Organización Mundial de la Salud de las Naciones Unidas (OMS), el ejército de los Estados Unidos y cientos de profesionales de la salud de la República de Cuba.

Se ha introducido una vacuna experimental en la RDC en un esfuerzo por contener y detener la propagación de la cepa virulenta de esta fiebre hemorrágica viral (VHF). Desde el 1 de agosto, ha habido 300 casos probables y reales de Ébola en las provincias de la RDC de Kivu Norte e Ituri. 186 personas han muerto, 151 confirmadas y 35 probables.

En relación con otras enfermedades infecciosas, el VIH/SIDA ha seguido siendo un problema grave en África durante más de tres décadas. La gran mayoría de personas que contraen, viven y mueren a causa del VIH/SIDA se encuentran en regiones de África Subsahariana.

De los 34 millones de personas VIH positivas en el mundo, el 69 % está en África. Se estima que 23,8 millones de personas en el continente están infectadas con el VIH. El 91 % de los niños que viven con el VIH están en África, lo cual sigue amenazando el bienestar de sucesivas generaciones.

Más de un millón de personas mueren de SIDA cada año en África, de un total de 1,7 millones que mueren debido a la enfermedad en todo el mundo. El 59 % de las personas infectadas con el VIH en África son mujeres.

Aunque muchas más personas están recibiendo tratamiento tomando medicamentos antirretrovirales, se estima que solo la mitad de esas personas VIH positivas tienen acceso a esos medicamentos en África. Como resultado directo del sistema neocolonial, que fomenta la contracción y la falta de tratamiento adecuado para el VIH/SIDA, la media de esperanza de vida en África es de 54,4 años. Estudios de investigación sugieren que, debido a las tasas de mortalidad relacionadas con el VIH/SIDA en algunos países del continente, la esperanza de vida promedio es de 49 años. [3]

El cólera es otra enfermedad, que ha tenido un impacto devastador en algunos estados africanos. La enfermedad es causada por el consumo de agua contaminada. Recientemente, en Zimbabue, estalló una epidemia de cólera que requirió la declaración de una emergencia de salud.

La OMS señaló en un informe publicado en octubre que: “El brote de cólera en Harare fue declarado por el Ministerio de Salud y Cuidado Infantil de Zimbabue el 6 de septiembre de 2018 y notificado a la OMS el mismo día. A partir del 3 de octubre de 2018, se han reportado 8.535 casos acumulados, incluidos 163 casos confirmados por laboratorio, y 50 muertes (tasa de letalidad: 0.6 %). De estos 8.535 casos, el 98 % (8341 casos) se declararon en la densamente poblada capital, Harare. Los suburbios más afectados en Harare son Glen View y Budiriro. De los 8.340 casos de los que se conoce la edad, la mayoría (56 %) tienen entre cinco y 35 años. El brote ha afectado igualmente a hombres y mujeres. Desde el 4 de septiembre hasta el 3 de octubre, la mayoría de las muertes tuvieron lugar en instituciones de atención médica”. [4]

No obstante, Zimbabue no fue el único país afectado en 2018. En el estado de Níger, en África Occidental, se confirmaron 3.692 casos de cólera en julio, con 68 muertes. Argelia sufrió un brote de cólera en agosto con al menos dos muertes. Otros países africanos donde hubo problemas, sólo en 2018, fueron Camerún, Somalia, la RDC, Mozambique y Tanzania. [5]

Abayomi Azikiwe

* Abayomi Azikiwe es editor en Pan-African News Wire

Fuente: Pambazuka

Notas:

[3]https://www.dosomething.org/us/facts/11-facts-about-hiv-africaaccessed on 27 December 2018

[4]http://www.who.int/csr/don/05-october-2018-cholera-zimbabwe/en/accessed on 27 December 2018

[5]http://www.who.int/csr/don/archive/disease/cholera/en/accessed on 27 December 2018

[Traducción, Jesús Esteibarlanda]

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- La asistencia sanitaria universal es, en África, una necesidad para un desarrollo genuino (parte 1/3)

- Cobertura sanitaria universal en África: desafíos y debilidades

- El impacto de las políticas neoliberales en la salud

- Pobreza y política fiscal en África

- Entrevista con el Secretario de Estado para la Salud Pública de Angola: Un país sin corrupción asegura una mejor salud

- Los gastos sociales en África

- Las bebidas y los juegos de azar van a financiar la sanidad pública en Angola

- Crisis sanitaria en Angola

- Los sistemas de salud de África occidental deben reforzarse

- Un sistema de salud todo en uno, ¿realidad o sueño?

- Las trampas de la salud africana

🚩 Publicado originalmente en www.africafundacion.org: Enlace al post

Un grupo de investigadores pone fecha para el fin de la malaria

Erradicar la malaria. Acabar con ella en todo el mundo. Destruir al parásito que la causa. Ni un enfermo más. Es la aspiración de la comunidad científica prácticamente desde el momento en que la enfermedad se identificó, a finales del siglo XIX. La Organización Mundial de la Salud (OMS) diseñó una estrategia para conseguirlo en 1955, pero 14 años después asumió que no existían ni los conocimientos técnicos ni las herramientas ni la capacidad para lograrlo. Así que, con ese mismo sueño en el horizonte, se propuso luchar contra el paludismo con enfoques más realistas, como reducir las muertes y los casos en los países más afectados. En este medio siglo la ciencia ha progresado y ahora un grupo formado por algunos de los más notables malariólogos del planeta acaban de publicar un informe en la revista The Lancet en el que aseguran que se puede terminar con la enfermedad en 2050.

El objetivo final es el mismo que el de la OMS. A diferencia del órgano de las Naciones Unidas, la Comisión de erradicación de la malaria de The Lancet —formada por científicos, economistas y expertos en política sanitaria con el apoyo de la Fundación Bill y Melinda Gates— asegura que no solo es posible alcanzarlo en prácticamente una generación, sino que la estrategia debe ser justamente esta: poner todos los recursos y medios para acabar con la malaria en un plazo de tres décadas.

Tras dos años de estudio, han diseñado modelos matemáticos que muestran que reforzando los avances actuales, la mejora de los sistemas sanitarios, la higiene y el desarrollo de los países, para 2050 quedarían simplemente algunas bolsas de malaria en los países que hoy son más endémicos (sobre todo en África subsahariana). Pero que estas podrían erradicarse por completo siempre y cuando se dieran cuatro premisas: “Mejorar la gestión operativa, usar mejor las tecnologías existentes, desarrollar nuevas e invertir más dinero”. No solo concluyen que la eliminación de la malaria es posible y abordable desde el punto de vista económico, sino que la alternativa, es decir, no lograrlo, “es insostenible”.

Calculan que son necesarios unos 2.000 millones de dólares (algo más de 1.800 millones de euros) adicionales cada año para conseguir la meta. Esto supondría un incremento de alrededor del 50% con respecto a lo que ya se invierte. Es un esfuerzo que piden principalmente a los países endémicos, que deberían cubrir 1.500 millones, frente a unos 500 de los donantes. Es una “buena inversión” porque más allá de resolver un problema de salud crítico, mejoraría la educación, la productividad y la economía de los países afectados. Una vez erradicada, sus gobiernos podrían dedicar los fondos a mejorar las vidas de sus ciudadanos por otras vías.

La malaria ayer y hoy

A principios del siglo XX, poco después de identificar la malaria, prácticamente los 200 países que existían por entonces eran endémicos de malaria. En 2017, según las últimas cifras oficiales, 86 países reportaron un total de 219 millones de casos y 435.000 muertes; mientras en el año 2000 se estimaron 262 millones de infecciones y 839.000 fallecimientos. Sin embargo, el avance se ha frenado: entre 2015 y 2017, 55 países reportaron incremento de casos.

El dinero es condición necesaria, pero no suficiente para terminar por completo con la malaria. Según Pedro Alonso, director del programa de Malaria de la OMS, hoy día no tenemos las herramientas suficientes para decir que es posible terminar con la enfermedad en 2050. Los enormes progresos que se han hecho contra el paludismo desde el año 2000 (una reducción del 36% en los casos y del 60% en las muertes, ver cuadro) se han conseguido principalmente con medicamentos antimaláricos, mejor saneamiento e higiene, control de los mosquitos y redes impregnadas de insecticidas para evitar las picaduras nocturnas de las especies del Anophelles que transmiten al Plasmodium, el parásito de la malaria.

Este mismo lunes, unas horas después de la publicación del informe en The Lancet, el investigador español estaba a punto de reunirse con otro grupo de expertos, el de la OMS, más conservador a la hora de abordar el futuro de la enfermedad. “Ellos [The Lancet] dan un mensaje positivo de que se puede erradicar, quizás porque pueden lanzar una consigna más aspiracional. Nosotros somos un comité técnico, tenemos los pies en el suelo y somos más cautos. La erradicación es el objetivo final, pero centrémonos en reducir las más de 400.000 muertes y 200 millones de casos anuales”, declaraba a EL PAÍS.

El problema que ve Alonso en el informe es que una de las cuatro patas sobre las que se sustenta no existe. “El documento habla de nuevos avances, pero no sabemos si se van a producir. Tenemos una vacuna, pero es insuficiente; están experimentando con mosquitos modificados genéticamente, pero esto no ha demostrado nada”, reflexiona. Para mostrar la dificultad de terminar con una enfermedad, pone el ejemplo de la poliomielitis. En 1988 había en el mundo 300.000 casos. Entonces se lanzó la estrategia de erradicación, que se preveía para el 2000. Hoy, casi 20 años después, la enfermedad está al borde de la desaparición, pero persiste en algunos lugares. La diferencia entre unos pocos casos y ninguno es quizás el paso más complicado de dar. “Y en malaria ni siquiera estamos hablando de pocos, tenemos al año más de 200 millones”, insiste el responsable de la OMS.

Los expertos calculan que son necesarios unos 2.000 millones de dólares adicionales cada año para acabar con la malaria. Esto supondría un incremento de alrededor del 50% con respecto a lo que ya se invierte

Lo que para Alonso es un ejemplo de lo tremendamente complicado que supone llegar a cero casos en 2050, para los autores del informe de The Lancet es muestra de lo contrario: “Cuando los esfuerzos para erradicar la viruela y la polio se pusieron en marcha, el consenso global en sus perspectivas era menos robusto que el de la malaria hoy”. La viruela es una de las pocas enfermedades que el ser humano ha erradicado de la faz de la Tierra; lo logró en 1980, solo 14 años después de lanzar la estrategia de eliminación. Pero a diferencia de la malaria, entonces había una vacuna altamente efectiva contra la dolencia.

Por lo que dicen en la propia publicación, se podría decir que el optimismo de los investigadores de The Lancet se basa en su confianza en el avance científico: “Con una escalada de las intervenciones actuales y las tendencias globales estudiadas proyectamos un mundo en 2050 con escasas bolsas de la enfermedad. La pregunta clave es si esta trayectoria puede crear un mundo sin malaria en 2050 o antes. La respuesta de este informe es firmemente afirmativa […] basada en el balance de la evidencia y en la probabilidad de que se superen retos particulares”. El propio Comité reconoce que esto “no puede ser probado de una forma rigurosa o formal”, pero asegura que está “soportado por la evidencia” que presentan.

En opinión de estos investigadores, la erradicación es posible mediante una serie de acciones. Estas son las principales:

  1. Fortalecer el liderazgo y la responsabilidad a nivel nacional, regional y global. “Las plataformas regionales deberían ser respaldadas por los socios globales para fortalecer su compromiso y motivar de forma clara y energética a los líderes nacionales y subnacionales en todos los países endémicos”.

  2. Fortalecer la gestión. Hacen hincapié en la necesidad de mejorar la preparación de toda la cadena de la lucha contra la malaria, desde las universidades hasta los centros de salud.

  3. Usar y compartir datos. La comisión de The Lancet prevé que la revolución de los datos digitales transformará el escenario en los próximos cinco o 10 años, lo que mejorará la coordinación de todos los actores en la lucha contra el paludismo.

  4. Abordar las áreas más problemáticas ahora. “Centrarse en los lugares más endémicos es importante para empezar a bajar los casos y para crear grandes zonas de prueba para explorar los límites de las herramientas actuales”.

  5. Vigilancia y respuesta como estrategia central. Los científicos ven esto particularmente importante en los casos en los que la malaria es menos frecuente, para erradicar brotes, y para monitorizar las resistencias a los antibióticos del parásito y a los insecticidas de los mosquitos que transmiten la enfermedad.

  6. Respuesta público-privada. Los expertos apuntan que a menudo toda la carga de la lucha contra la malaria reside en los sistemas públicos y piden colaboración de los privados.

  7. Priorizar inversiones en investigación y desarrollo. Reconocen que son necesarias nuevas herramientas. Hay cuatro a las que otorgan especial importancia: la tecnología de la información y los datos; diagnóstico, medicamentos y control del mosquito; resolver problemas operativos y la tecnología genética.

  8. Desarrollar y comprometerse con un calendario de erradicación. Para que el sueño de acabar con la malaria se cumpla, el informe señala que para 2030 ya debería estar eliminada de la mayoría de los países de fuera de África.

En opinión de Regina Rabinovich, directora de la iniciativa para la erradicación de la malaria del instituto de salud ISGlobal, impulsado por La Caixa, las dos visiones (la de la OMS y la de la Comisión de The Lancet) no son tan diferentes: «El problema sigue siendo muy difícil y no sabemos qué estrategia va a funcionar. Ambos llaman a la innovación, piden que los investigadores creen herramientas nuevas y nunca se sabe cuándo esto se puede alcanzar. Por eso uno es más conservador, diciendo que los países tienen que trabajar en erradicar la malaria, pero que no podemos tener una fecha».

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

🚩 Publicado originalmente en Planeta Futuro | EL PAÍS: Enlace al post

Erradicar el ébola llevará más que tomar una simple pastilla (parte 1/2)


Según investigadores médicos, dos medicamentos experimentales utilizados para tratar el virus del Ébola en la República Democrática del Congo (RDC) están funcionando. Las personas infectadas que tomaron los medicamentos como parte de un ensayo sobrevivieron a tasas de entre 66 % y 71 %, en comparación con el 30 % de los que no fueron vacunados y no recibieron medicamentos. El 90 % de los pacientes que recibieron tratamiento dentro de los primeros días de mostrar síntomas sobrevivieron. Estas terapias tienen el potencial de transformar el Ébola de una sentencia de muerte casi segura en una enfermedad complicada pero que puede ser superada.

El Congo se está viendo especialmente beneficiado. El país ha experimentado diez brotes de Ébola desde 1976, y sus autoridades sanitarias son expertas en identificar y aislar a los individuos infectados, rastrear y monitorear las redes de exposición, y controlar la propagación del virus. Sin embargo, como ha demostrado el brote actual en la provincia oriental de Kivu del Norte, ninguna medida de preparación médica puede superar las dificultades de combatir un brote en condiciones de inseguridad.

En los últimos 12 meses, más de 2.000 pacientes han muerto en el este del Congo, una región que ha sido sacudida por la inestabilidad continua durante las últimas dos décadas. Este brote de Ébola es el segundo más mortífero de la historia, eclipsado sólo por el que se cobró más de 11.000 vidas en África Occidental entre 2014 y 2016. Y el virus sigue propagándose: los profesionales del sector de la salud confirman que, de promedio, se detectan 81 nuevos casos cada semana, según los datos ofrecidos por la Organización Mundial de la Salud.

El Ministerio de Salud del Congo y la Organización Mundial de la Salud han liderado la respuesta internacional al brote, y sus medidas han demostrado ser cada vez más eficaces. Pero las nuevas terapias con medicamentos no pueden detener por sí solas esta o cualquier epidemia futura. La erradicación del Ébola en el Congo requerirá el fomento de la confianza pública entre los congoleños y el trabajo con las organizaciones comunitarias a fin de llegar a las poblaciones vulnerables y superar los problemas de gobernanza.

El Kivu Norte se encuentra en el extremo oriental del Congo, a lo largo de las fronteras con Uganda y Ruanda. La región fue el epicentro de dos grandes guerras que atrajeron a muchos de los vecinos del Congo a finales de la década de 1990 y principios del año 2000. Un acuerdo de paz de 2002 puso fin oficialmente a esos conflictos, pero no tuvo en cuenta las disputas locales sobre la tierra y los derechos de ciudadanía en la región, por lo que el Kivu sigue estando plagado de violencia. Según los investigadores de la Universidad de Nueva York, actualmente hay unos 130 grupos armados activos sólo en las provincias del Kivu Norte y Kivu Sur. El número y la naturaleza de estos grupos cambian constantemente, pero forman parte de una inseguridad que se mantiene presente desde que comenzaron las guerras en 1996.

El grupo llamado Fuerzas Democráticas Aliadas (ADF) plantea un problema especialmente grande para las misiones de respuesta al Ébola. Activo en el territorio del Beni, en el Kivu Norte, que es el más afectado por el brote, las ADF aterrorizan a los civiles mediante asesinatos y saqueos. Junto con otros grupos armados como el Mai Mai Mazembe —una coalición de milicias en la región—, las ADF han convertido a Beni en uno de los lugares más violentos del Congo, donde se calcula que se producen el 31% de todos los asesinatos de civiles en la región.

La violencia ha limitado gravemente la respuesta a la enfermedad. Para contener una epidemia, el personal médico debe ser capaz de identificar rápidamente las infecciones, aislar a los pacientes en instalaciones médicas seguras y rastrear los contactos de los pacientes. Además, necesitan trasladar el equipo, los medicamentos y las vacunas a las áreas afectadas. Todas estas tareas se ven complicadas por los grupos armados, que mantienen bloqueos de carreteras para recoger sobornos, atacan las instalaciones médicas para saquear medicamentos y otros suministros, y secuestran a las personas que viajan a través de las zonas que controlan.

Al mismo tiempo, la inseguridad acelera la propagación de la enfermedad. Según el Centro de Vigilancia de los Desplazamientos Internos, un grupo con sede en Ginebra que realiza un seguimiento de las personas que huyen de sus hogares pero se quedan en su país, más de tres millones de congoleños se encuentran actualmente desplazados como consecuencia del conflicto. Otros 850.000 congoleños son refugiados en otros países africanos, según las Naciones Unidas. Todo este movimiento aumenta el riesgo de transmisión del Ébola, e incrementa la dificultad que encuentran los trabajadores a la hora de determinar quién puede haber estado en contacto con el virus. Si alguien infectado con el Ébola se encontrara entre los que huyen a través de las fronteras a campos de refugiados, o con familiares y amigos en ciudades lejanas, las autoridades sanitarias tendrían muchas dificultades para encontrarlos antes de exponer a otros a la enfermedad. Y debido a que los síntomas tardan hasta tres semanas en presentarse, una persona infectada con el virus sin saberlo podría fácilmente viajar, enfermar e infectar a otros. Este escenario se desarrolló en julio, cuando un religioso que había llevado a cabo servicios de curación en Butembo —una ciudad con muchos casos de Ébola— tomó un autobús a Goma, y luego enfermó. Las autoridades han monitoreado a sus compañeros pasajeros de autobús para prevenir la propagación de la enfermedad.

Fuente: Foreign Affairs

[Edición y traducción, Álvaro García López]

[Fundación Sur]

Artículos relacionados:

- La OMS declara oficialmente el ébola como “emergencia de salud pública mundial”

- Dos miembros del personal sanitario dedicado a la lucha contra el ébola han sido asesinados en la RDC

- Cómo la crisis del ébola en la RDC ha provocado que muchos niños mueran de sarampión

- Cómo las fronteras permeables de África dificultan la contención del ébola

- Situación de la epidemia de Ébola de la R D Congo a fecha 5 de Julio de 2019

- Tanzania en peligro tras los casos de ébola en Uganda

- La OMS da el visto bueno al uso de medicina experimental contra el Ébola en Uganda

- Más de 300.000 personas huyen del Congo, complicando la lucha contra el Ébola

- Kenia en alerta tras anunciarse un presunto caso de ébola

- El brote de ébola en la RDC se extiende a Uganda

- Atacan otro centro de tratamiento del ébola en RDC

- Situación de la epidemia de Ébola de la República Democrática del Congo a 9 de Mayo de 2019

- La OMS adapta la estrategia de vacunación contra el ébola en la República Democrática del Congo

- Se confirman 27 casos de ébola en un día en RDC

- El personal sanitario de la RDC exige más seguridad en su trabajo

- Situación de la epidemia de Ébola de la República Democrática del Congo a 23 de Abril de 2019, por José Antonio Barra Martínez

- Más de 1.000 personas fueron infectadas por el ébola en la República Democrática del Congo

- Situación de la epidemia de Ébola de la República Democrática del Congo a 17 de Marzo de 2019

- La epidemia de ébola en RDC está "relativamente" controlada

- Situación de la epidemia de Ébola de la República Democrática del Congo a 31 de Enero de 2019

- Situación de la epidemia de Ébola de la República Democrática del Congo a 16 de Diciembre de 2018

- La OMS prevé que el brote de Ébola en la República Democrática del Congo dure al menos seis meses más

- Diez nuevas muertes por ébola en la República Democrática del Congo en sólo cuatro días

- Situación de la epidemia de Ébola de la República Democrática del Congo a 28 de Octubre de 2018

- Situación de la epidemia de Ébola de la República Democrática del Congo a 11 de Septiembre de 2018

🚩 Publicado originalmente en www.africafundacion.org: Enlace al post