25 de noviembre: ¡Muestra tu rechazo a la violencia contra las mujeres!

Únete a la campaña del Punto Lila para visibilizar tu solidaridad durante el Día Internacional contra la Violencia hacia las Mujeres.
El próximo domingo 25 de noviembre se celebra en todo el mundo el Día Internacional contra la Violencia hacia las Mujeres. Ésta es una de las violaciones de Derechos Humanos más extendidas del mundo, sobre la que afortunadamente cada vez se informa más, pero cuya visibilización sigue contando con obstáculos: desde el perverso consentimiento cultural e impunidad del que goza en muchas partes del planeta, hasta el silencio, la estigmatización y la vergüenza de quienes la sufren.
Según la ONU la violencia se manifiesta de forma física, sexual y psicológica e incluye:

Violencia por un compañero sentimental (violencia física, maltrato psicológico, violación conyugal, femicidio).

Violencia sexual y acoso (violación, actos sexuales forzados, insinuaciones sexuales no deseadas, abuso sexual infantil, matrimonio forzado, acecho, acoso callejero, acoso cibernético).

Trata de Seres Humanos (esclavitud, explotación sexual).

Mutilación genital.

Matrimonio infantil.

En Anesvad, donde trabajamos por la defensa y la promoción de la Salud en todas sus formas y con las poblaciones más vulnerables, nos posicionamos absolutamente en contra de cualquier manifestación o acto que resulte en daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer. Lo hemos hecho siempre a lo largo de nuestra extensa trayectoria, en el pasado de forma activa trabajando contra la Trata de Seres Humanos y actualmente luchando contra la discriminación que sufren las mujeres en el acceso al Derecho a la Salud en países como Ghana, Benín, Togo y Costa de Marfil.
Este Día Internacional contra la Violencia hacia las Mujeres nos sumaremos a la iniciativa de Eudel y Emakunde, que consiste en visibilizar nuestro rechazo a la violencia contra las mujeres mostrando el Punto Lila. Lo puedes descargar desde este enlace.
Te animamos a que lo imprimas y lo uses también en su versión online; que el domingo se vean miles de puntos lilas en la calle y en las redes sociales para mostrar el rechazo de nuestra sociedad a cualquier tipo de violencia contra las mujeres.
¡Ayúdanos y comparte esta campaña!

🚩 Publicado originalmente por Derecho a la Salud: 25 de noviembre: ¡Muestra tu rechazo a la violencia contra las mujeres!

Frenar el éxodo de científicos africanos a otros continentes, otro de los objetivos de Anesvad

Se estima que cerca de 20.000 investigadores abandonan África cada año.
Durante los últimos años son muchos los países africanos que apuestan por programas para fomentar la formación y aumentar así el número de científicos y doctores. No obstante, estas buenas intenciones chocan de frente con una realidad plagada de barreras para los profesionales, que pone en peligro el avance tecnológico y científico, así como el desarrollo económico, de estos países.
El continente pierde a trabajadores muy preparados (se estima que 20.000 profesionales de alta cualificación emigran cada año) por causas como la guerra y la inestabilidad política. Pero también por el deseo de obtener mejores oportunidades y entornos de investigación más favorables que les permitan desarrollar sus carreras.
Para abordar este problema la Global Young Academy (GYA) ha creado el proyecto Global State of Young Scientists África, que tiene por objetivo analizar las motivaciones de las nuevas generaciones, sus aspiraciones profesionales y las barreras a las que se enfrentan cuando persiguen sus objetivos. Los primeros resultados de este proyecto apuntan a una falta de tutoría, de recursos y de financiación como problema principal.
En Anesvad somos conscientes de que uno de los pilares para combatir las Enfermedades Tropicales Desatendidas es la investigación y el avance médico, de que la fuerza que debe detener estas afecciones y ayudar a las personas que las padecen debe proceder de los países y poblaciones donde se localizan. Por eso, nos alejamos de estrategias intervencionistas y no limitamos nuestro trabajo al apoyo y colaboración local en proyectos de acceso y promoción de la salud, sino que apostamos por un enfoque de empoderamiento que permita a estos países contar con los recursos humanos que hagan posible luchar contra enfermedades tan terribles como la lepra, la úlcera de Buruli o el pian.
Así, fomentamos programas y llegamos a acuerdos que permitan a los gobiernos locales desarrollar estructuras de apoyo para los científicos y potenciar el acceso a infraestructuras clave de investigación. Es el caso del convenio que Anesvad tiene con el sistema de salud público de Ghana, gracias al que se impulsa la labor en centros de investigación y laboratorios de todo el país, entro los que destacan el Centro Kumasi para la Investigación Colaborativa en Medicina Tropical y otros laboratorios altamente cualificados, como el F-TLC de la Universidad de Ghana.
Lo demostramos también a través  del apoyo que damos al Instituto Noguchi Memorial para la Investigación Médica, uno de los laboratorios de referencia de Ghana, y en el que trabajan jóvenes científicas locales como la investigadora de bacteriología Shirley Victoria Simpson: “Gracias al apoyo que recibimos de Anesvad podemos formar a los técnicos de laboratorio de los distritos, seremos capaces de diagnosticar en los distritos para proporcionar el tratamiento correcto a los enfermos. Además, podemos impulsar la confirmación de enfermedades en laboratorio con métodos moleculares como el PCR”, nos dijo en nuestra última visita.
Porque el futuro de los sistemas sanitarios y el acceso a la salud en países con el potencial humano como Ghana, Togo, Benín o Costa de Marfil debe estar en las manos de tantos jóvenes científicos africanos cuya aspiración, como en el caso de Shirley Victoria, es poner su talento al servicio de sus comunidades.

🚩 Publicado originalmente por Derecho a la Salud: Frenar el éxodo de científicos africanos a otros continentes, otro de los objetivos de Anesvad

Anímate y celebra con nosotros un Fair Saturday muy coral

La Coral de Iralabarri ofrecerá un concierto gratuito a favor de Anesvad el sábado 24 de noviembre en la iglesia de San Antonio de Padua, en Bilbao.
Halloween, Black Friday, Cyber Monday, las navidades… en el último tramo del calendario abundan las fechas que invitan al gasto: unas veces para concedernos algún capricho personal, otras para disfrutar con la familia. Ante la creciente y acelerada vocación hacia el consumo que inunda estos días, hace años nació en Bilbao un movimiento que pretende destacar la aspiración de “ser” frente al deseo de “tener”, la solidaridad en contraposición al agasajo propio: el Fair Saturday.
Esta iniciativa trata de aprovechar el sábado posterior al Black Friday (el último del mes de noviembre) para celebrar acciones que aúnen dos factores fundamentales para el desarrollo de una sociedad más justa: la solidaridad y la cultura. Así, artistas comprometidos con causas sociales de todo el mundo actúan ese día para apoyar el trabajo de una organización de su elección. Con ello consiguen ayudar a difundir la labor de la entidad, además recaudar fondos (mediante la venta de entradas, donativos, etc) para los proyectos elegidos. En la edición de 2017 se celebraron cerca de 600 eventos en 114 ciudades, congregando a más de 100.000 asistentes y generado aproximadamente 189.000€ para numerosas causas.
Por cuarto año consecutivo, en Anesvad nos sumamos al Fair Saturday, que en esta edición se celebrará el 24 de noviembre. Tendremos la suerte de colaborar por segunda vez con la Coral de San Antonio de Iralabarri, que además, y al igual que Anesvad, está viviendo un año muy especial, pues celebra su 20 aniversario. Actuará a las 20.15h. en la bilbaína iglesia de San Antonio de Padua, ubicada en el número 8 de la calle Irala.
La asistencia al concierto es libre y gratuita, y el apoyo que los asistentes quieran brindar a Anesvad provendrá de los donativos que se entreguen allí. Esta recaudación se destinará de manera íntegra al proyecto #HéroesSinCapa, una iniciativa de Anesvad para apoyar la labor de los voluntarios que en Ghana recorren cientos de kilómetros al año en bicicleta buscando a personas que puedan estar expuestas a Enfermedades Tropicales Desatendidas como la úlcera de Buruli o el pian, para ayudarlas y sensibilizar a las comunidades.
¡Anímate, te esperamos el sábado 24 de noviembre a las 20.15h. en la iglesia de San Antonio de Padua para disfrutar de la cultura más solidaria!

🚩 Publicado originalmente por Derecho a la Salud: Anímate y celebra con nosotros un Fair Saturday muy coral

Kofi Nyarko: cuando la enfermedad se convierte en motivación

Este ghanés que superó la lepra y se dedica a ayudar a otras personas en su misma situación ha sido reconocido con un premio internacional por ser ejemplo de superación y lucha contra las ETD.
Una de las prioridades de las organizaciones que nos dedicamos a luchar contra las Enfermedades Tropicales Desatendidas (ETD) es visibilizar a las personas afectadas por ellas; son nuestra razón de ser y las depositarias del Derecho a la Salud que defendemos. Por eso nos alegra tanto cada vez una persona que ha vivido en primera persona las consecuencias de las ETD es reconocida y ella misma se lanza a compartir su caso para sensibilizar a la sociedad.
Es el caso del ghanés Jackson Kofi Nyarko, a quien el equipo de comunicación de Anesvad pudo entrevistar en un reciente viaje a Ghana, y que ha sido galardonado con el Premio Wellesley Bailey, otorgado por The Leprosy Mission, organización internacional con presencia en 50 países cuya misión es la erradicación de las causas y consecuencias de la lepra. Estos premios pretenden distinguir a aquellos que han hecho contribuciones extraordinarias a la sociedad al superar el estigma social y los desafíos físicos de la lepra.
Kofi perdió a sus padres siendo niño y fue enviado a vivir con un familiar con quien sufrió maltratos y que en ningún momento se preocupó por su salud. Así, enfermó de lepra, pero la suerte quiso que un comerciante ambulante reconociera sus síntomas y le llevase a un hospital. Para entonces ya tenía signos irreversibles de la enfermedad. Tuvo que mudarse a un centro residencial para niños. Allí, durante la etapa escolar, sufrió la discriminación de sus compañeros por tener lepra y algunas discapacidades derivadas de la enfermedad. Con 16 años Kofi dejó el centro de cuidado infantil para vivir en Ankaful, una comunidad donde residían personas que no deseaban o no podían regresar a casa después del tratamiento para la lepra.
A pesar de las adversidades, Kofi decidió entonces que dedicaría su vida a ayudar a otras personas que estuvieran en situación de discriminación o vulnerabilidad. Por eso, tras graduarse comenzó a enseñar a niños con necesidades especiales en la Escuela Especial St. Elizabeth’s. Años más tarde fue ascendido a director.
Poco después fue nombrado representante para Ghana de IDEA (asociación internacional para la integración, la dignidad y el avance económico), un puesto voluntario que ha ocupado durante los últimos 16 años. Esto le ha permitido colaborar con organizaciones internacionales para eliminar la discriminación que suele conllevar la lepra. También ha testificado ante la Subcomisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en Ginebra y es parte del Panel de Mujeres y Hombres Afectados por la Lepra de ILEP (federación internacional de entidades que trabajan por eliminar la lepra).
Su dedicación a los demás no se ha quedado ahí: en 2003 Kofi inició un programa en Ghana para conseguir que las personas enfermas de lepra que estén viviendo segregados en comunidades vuelvan a convivir con sus familias. Desde que comenzó este programa, Kofi ha ayudado a 861 de ellas a regresar a su hogar. También ha contribuido a lograr la exención de las cuotas escolares para que los niños y niñas enfermas de lepra en entornos empobrecidos puedan asistir a la escuela.
El enfoque vitalista y proactivo de Kofi le ha permitido superar la adversidad de la lepra y convertir su experiencia personal en una oportunidad para mejorar la vida de los demás: “Puedo ayudar a muchas personas que están pasando por lo mismo que yo pasé a que sean reconocidas y valoradas por la sociedad”. Kofi tuvo lepra, y eso no le ha impedido realizarse como persona, alcanzar metas inimaginables para muchos de nosotros y vivir una vida con dignidad y en igualdad de oportunidades. “Pude casarme y tener cuatro hijos” sentencia orgulloso. ¿Hay algo más bonito e importante que eso?
Kofi, desde Anesvad te felicitamos efusivamente y te animamos a seguir dando ejemplo a todo el mundo.

🚩 Publicado originalmente por Derecho a la Salud: Kofi Nyarko: cuando la enfermedad se convierte en motivación

El papel clave de la educación para alcanzar el empoderamiento femenino en África

Joyce Banda, expresidenta de Malawi, reflexiona sobre la importancia del aula, donde “se debe enseñar a las niñas a valorarse a sí mismas y como grupo, y que tienen derecho a recibir educación, estar sanas y empoderarse”.
Para Anesvad, luchar contra la lepra, la úlcera de Buruli o el pian implica necesariamente conocer la realidad de los países en los que actuamos. Y en esta realidad destaca una evidencia que no podemos pasar por alto en nuestro trabajo: la discriminación que sufren las mujeres en el acceso al Derecho a la Salud que las asiste. Se trata de una discriminación culturalmente arraigada, que tiene su origen en las barreras sociales que se imponen a las mujeres desde que son niñas.
Afortunadamente, poco a poco las mujeres van recuperando su posición en la esfera laboral, cultural, política y social. Y aunque es un largo camino el que hay que recorrer, testimonios como el de la expresidenta de la República de Malawi, Joyce Banda, contribuyen a avanzar en materia de igualdad.
Banda es fundadora de la Fundación que lleva su nombre, cuyo objetivo es fortalecer la independencia financiera de las mujeres de Malawi y así crear las condiciones para el desarrollo y surgimiento de chicas jóvenes como futuras líderes. Además de por sus logros, a lo largo de su trayectoria profesional, Banda ha sido reconocida como una de las feministas más destacadas de África. Por ese motivo, por su conocimiento del contexto, su opinión sobre el empoderamiento de la mujer africana es tan valiosa.
Para ilustrar la situación de la mujer en África, Banda utiliza el ejemplo de una amiga de su infancia. “Chrissie era la alumna estrella del pueblo de Malawi donde crecí, pero tuvo que desertar de la secundaria porque su familia no se podía permitir los seis dólares de gastos mensuales. Antes de cumplir los 18 estaba casada y con un hijo, y nunca salió del pueblo donde nacimos.
El caso de Chrissie es el opuesto al suyo, ya que “cuando tenía ocho años, un amigo de la familia le dijo a mi padre que pensaba que estaba destinada al liderazgo. Mi papá nunca me dejó olvidar esa estimulante observación, y como resultado de su aliento constante, aproveché cada oportunidad que tuve para hacer realidad la profecía de nuestro amigo. Debo muchos de mis logros a mi fallecido padre, que siempre creyó en mí”.
Por desgracia, Banda señala que la mayoría de las chicas africanas no tienen tanta suerte. A pesar de sus cualidades, existen barreras que coartan su potencial. Esta situación es especialmente cierta en las áreas rurales de África, donde la pobreza, los abusos y la tradición conspiran para limitar las oportunidades, como en el caso de su amiga Chrissie. Hoy, hay más de 130 millones de chicas sin acceso a la escuela en todo el planeta, sin que sea su propia responsabilidad. Para cuando muchas chicas africanas cumplen los diez años, su destino ya está marcado. Algunas son víctimas de dañinas prácticas culturales, como la mutilación genital femenina y el matrimonio infantil, o se las envía a laborar los campos o a trabajar como asistentas del hogar.
Para Banda, “el cambio de las normas culturales endémicas sobre género e identidad (y el desarrollo de más líderes femeninas) comienza en el aula. Se debe enseñar a las niñas en edad escolar a valorarse a sí mismas y como grupo, y que tienen derecho a recibir educación, estar sanas y empoderarse”.
Por fortuna, señala Banda, hay partes de África que avanzan en la dirección correcta. “Hoy, cerca de un cuarto de los parlamentarios de los países subsaharianos son mujeres, mientras que en 1997 la cifra era de solo un 10%. Ruanda posee el más alto porcentaje de legisladoras del mundo. Y en toda África han sido electas mujeres en funciones de liderazgo en todos los niveles de gobierno”.
Conscientes de la importancia de que a la mujer se le otorgue el rol determinante que le corresponde, las intervenciones de Anesvad en su lucha contra las Enfermedades Tropicales Desatendidas (ETD) y por la mejora de la salud en los países en los que actúa (Ghana, Benín, Costa de Marfil y Thogo) incorporan siempre el enfoque de género.
(Copyright: Project Syndicate, 2018. Fuente: El País)

🚩 Publicado originalmente por Derecho a la Salud: El papel clave de la educación para alcanzar el empoderamiento femenino en África

Los recientes casos de dengue en España: ¿motivo de preocupación?

Repasamos las causas por las que se han producido estos contagios y analizamos el riesgo que suponen.
Dos semanas atrás el Ministerio de Sanidad del Gobierno de España confirmaba un tercer caso de persona contagiada por dengue en nuestro país, todos ellos miembros de una misma familia que habían pasado juntos sus vacaciones de verano en Murcia y Cádiz. Los tres afectados evolucionan de forma favorable y “presentan buen estado de salud”.
Estos tres casos constituyen la primera ocasión en que la enfermedad se contrae en nuestro país, ya que hasta ahora, todos los casos de dengue descubiertos en España fueron en pacientes que habían viajado a países donde la enfermedad es endémica.
El dengue es una Enfermedad Tropical Desatendida (ETD) causada por un virus del género flavivirus para la que no existe tratamiento específico ni vacuna. No se transmite de persona a persona, sino que es el mosquito el que pica a una persona portadora del patógeno y lo transmite a la siguiente picándola también. En el caso de esta familia, el vector que con toda probabilidad ha transmitido la enfermedad es el mosquito tigre, ampliamente extendido en la costa mediterránea, pero también presente en comunidades como Aragón y Euskadi.
Antes estos tres casos, es normal preguntarse si estamos asistiendo a un avance de la enfermedad dentro de nuestras fronteras, y es incluso comprensible cierto grado de preocupación por tener que hacer frente a infecciones que hasta ahora se limitaban a zonas tropicales.
¿Puede haber una expansión en España?
Para responder a esta pregunta lo primero que se suele hacer es poner el foco en el agente transmisor: el mosquito tigre. Hasta hace años no era una especie frecuente en España, pero poco a poco se han ido convirtiendo en habitual. Los motivos del aumento de transmisión de estas enfermedades tienen que ver con una mayor presencia de estos mosquitos, es cierto, pero también con el creciente movimiento de las personas: por ejemplo, los contenedores de mercancías pueden traer los huevos o larvas de estos mosquitos, y el turismo propicia que cada año varios cientos de turistas vuelvan infectados de sus vacaciones.
La combinación de estos dos factores es la que deriva en casos como el de la familia contagiada. De hecho, según los expertos, este contagio debió ocurrir porque un mosquito tigre picó a una persona que sí se había contagiado en el extranjero. A continuación, ya infectado con el virus, habría picado a estas tres personas, que finalmente terminaron manifestando la enfermedad. Una situación poco frecuente.
Además, la transmisión de la enfermedad es aún más improbable porque la persona enferma que entre en contacto con el mosquito debe tener un número de partículas víricas considerable en su torrente sanguíneo, para que así estas lleguen al estómago del mosquito. Por otro lado, una vez dentro del estómago del insecto, el virus debe ser capaz de superar su sistema inmune, atravesar la pared del estómago y conseguir replicarse hasta llegar a las glándulas salivares para que al picar nuevamente a un humano pueda transmitirse. “Solo un 50% de los mosquitos de esta especie fueron capaces de transmitir el virus en condiciones de laboratorio. Pero afortunadamente estos virus no se encuentran en nuestro país de manera natural y, por lo tanto, las posibilidades de que este insecto entre en contacto con una persona infectada y se complete el ciclo son realmente bajas”, explica el investigador de la Estación Biológica de Doñana y experto en enfermedades transmitidas por mosquitos, Rafael Gutiérrez-López. En cuanto a la posibilidad de epidemias de virus transmitidos por estos insectos, según este experto “es algo muy poco probable, ya que España no está considerada zona de riesgo”.
Por lo tanto, a pesar del lógico respeto que causan enfermedades como el dengue, no suponen un gran riesgo para la salud en países desarrollados como España. Lógicamente, siempre pueden darse complicaciones; pero, por lo general, con una correcta atención médica y seguimiento, éstas no deberían darse. En el caso del dengue existe una forma leve, que se cura simplemente con reposo, ingesta de líquidos y fármacos como el paracetamol, y otra hemorrágica que sí puede llegar a ser mortal, pero sólo si no se trata. En conclusión, países como el nuestro no deberían ser zona de contagio de estas enfermedades. Además, en el caso de producirse suelen ser brotes muy limitados en cuanto al número de casos.
En países pobres sí suponen una grave amenaza
Lo que para nuestro territorio no deja de ser un hecho anecdótico y que no reviste gravedad médica, en países empobrecidos, donde las ETD son endémicas y las poblaciones están en situación de vulnerabilidad, supone un riesgo constante que afecta a cerca de mil millones de personas. Y es que muchas de estas enfermedades tienen su reservorio natural en zonas húmedas y con condiciones higiénico-sanitarias precarias.
Es el caso de los países en los que Anesvad actúa: Ghana, Benín, Costa de Marfil y Thogo. Allí, además, el seguimiento médico y los tratamientos asociados no están garantizados, por lo que quienes contraen enfermedades como el dengue, la filariasis linfática, el pian o la lepra corren el riesgo de desarrollar muchas de las secuelas asociadas: discapacidades que imposibilitan para el trabajo, deformidades y estigma social. Por eso nuestros esfuerzos se centran en combatir las ETD en estos lugares, pues es allí donde más necesario es ahora mismos defender el Derecho a la Salud.
(*Fotografía de portada: De dominio público. Fuente: Centers for Disease Control and Prevention’s Public Health Image Library)

🚩 Publicado originalmente por Derecho a la Salud: Los recientes casos de dengue en España: ¿motivo de preocupación?

El Lehendakari y el Alcalde de Bilbao nos acompañaron en la III Edición de los Premios Anesvad

La entrega de premios también ha servido para celebrar el 50 aniversario de la entidad trabajando por el Derecho a la Salud en más de medio centenar de países de América, Asia y África, en causas como la Salud Materno-Infantil, la Trata de Seres Humanos y la lucha contra las Enfermedades Tropicales Desatendidas.
Anesvad ha reconocido a Afworo, Ojos del Mundo y Matres Mundi en la III Edición de los Premios Anesvad a la Cooperación y la Solidaridad, en una gala celebrada en el Museo Guggenheim de Bilbao y que ha contado con la presencia de, entre otros, el lehendakari del Gobierno Vasco, Iñigo Urkullu; el alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto; el presidente del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, Juan Luis Ibarra; y la presidenta de Anesvad, Garbiñe Biurrun.
«En estos años hemos desarrollado un trabajo con enormes recompensas en los países en los que intervenimos», ha destacado la presidenta de Anesvad, Garbiñe Biurrun, quien ha dado las gracias a las personas socias que, con su «ilusión» y «compromiso por un mundo mejor» lo han hecho posible. Biurrun ha recordado que los premios surgieron hace tres años, «con la idea de compartir sinergias de trabajo» entre todas las entidades que comparten trabajo en el país africano para mejorar la salud «de las personas más vulnerables en el África subsahariana». La tercera edición ha coincidido este año con el 50 aniversario de la entidad, que, como los premios, surgió «con modestia» y con la ambición de ayudar a personas enfermas de tuberculosis en Bilbao. «Desde entonces hemos desarrollado mucho trabajo, y un viaje que defendemos con orgullo porque en sí mismo ya es un premio», ha destacado.
El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha agradecido por su parte la «apuesta por la solidaridad» de quienes en 1968 pusieron en marcha la organización, así como la labor de las personas que, en estos 50 años, han hecho posible su funcionamiento, la de «las personas, entidades y organizaciones» que han hecho posible «mantener abierta la puerta del compromiso» y también el trabajo de todas las personas reconocidas con los premios Anesvad. «Anesvad cumple 50 años, y antes de eso Julia ya estaba comprometida con mejorar la salud de las personas; agradecemos vuestra labor, y esperamos que nuestro apoyo os resulte útil para seguir en el mismo camino: emprender, mantener innovar», ha resaltado.
En esta línea, el alcalde de Bilbao, Juan María Aburto, ha animado a la organización a «mirar al futuro subrayando el trabajo solidario». Aburto ha destacado «la impagable labor solidaria» de la organización en estos 50 años, en los que ha representado «valores de esfuerzo, honradez, justicia social y solidaridad», muy en línea con la «ciudad solidaria e inclusiva» que la vio nacer
Más de 300 personas han arropado a la organización que ha contado con un gran respaldo social. Además de muchas personas socias de Anesvad, al evento han acudido otras personalidades del ámbito político y social como José Vicente Reyes, subdelegado del Gobierno en Vizcaya; Teresa Laespada, diputada de Empleo, Inclusión Social e Igualdad en Vizcaya; Ana Otadui, presidenta de las Juntas Generales de Bizkaia; María Guijarro, directora de Igualdad, Cooperación y Diversidad de la Diputación Foral de Bizkaia, Juan Ignacio Vidarte, director del Museo Guggenheim Bilbao, y Juan Luis Ibarra, presidente del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco. Anesvad ha aprovechado para celebrar los 50 años que lleva defendiendo el Derecho a la Salud de las poblaciones más vulnerables en más de medio centenar de países de América, Asia y África en causas como la Salud Materno-Infantil, la Trata de Seres Humanos y la lucha contra las Enfermedades Tropicales Desatendidas (ETD), que afectan a una de cada seis personas en el mundo y en las que se centra desde 2015.
Ha sido Afworo la primera organización galardonada con el Premio en la categoría ‘Emprender’ por su proyecto de ‘Mejora de la atención clínica a las víctimas de mutilación femenina a través de la capacitación y empoderamiento de las matronas y las parteras tradicionales en Liberia’. Con este galardón, Anesvad reconoce de modo especial a quienes emprenden, innovan y han sabido perseverar en su lucha por mejorar la salud de las poblaciones más vulnerables del África Subsahariana. Guillermo Martínez, presidente de la entidad premiada, ha sido el encargado de recoger el galardón.
Innovar en el África Subsahariana es una urgencia y una necesidad, por lo que Anesvad también cree necesario reconocer las iniciativas que han logrado mejorar la salud de las personas gracias a un concepto o una práctica innovadora. Este año, el jurado ha decidido otorgar el Premio en la categoría ‘Innovación’ a Ojos del Mundo, organización que trabaja en Mozambique para reducir problemas oculares en las comunidades rurales y permitir a las mujeres el acceso a tratamientos. Ojos del Mundo ha impulsado, además, un taller de óptica gestionado por una asociación local de mujeres. Núria Ramón, directora general, ha recogido el galardón de manos de Juan Ignacio Vidarte, director del Museo Guggenheim de Bilbao.
El tercero de los premios reconocía la perseverancia, un valor esencial en el mundo de la cooperación. El compromiso con unos ideales, la continuidad y el trabajo constante son esenciales en el tercer sector, por lo que el galardón en la categoría ‘Perseverar’ ha ido a parar a Matres Mundi, la asociación de profesionales de la Salud Materno-Infantil que promueve una maternidad digna y segura en el lugar del mundo con las tasas más altas de mortalidad materna: el África Subsahariana. El alcalde de Bilbao Juan Mari Aburto ha entregado el premio a Vicenç Cararach, presidente de la entidad.
Julia Aguiar, Premio Honorífico
La última de las protagonistas de la noche ha sido Julia Aguiar, que ha recibido el Premio Honorífico de Anesvad por los “56 años que lleva dedicados a cuidar de la salud de las personas en situación de mayor vulnerabilidad, los últimos 37 de ellos en Benín”, tal y como ha resaltado Garbiñe Biurrun, presidenta del Patronato. “Pocas personas como ella reflejan la labor continuada y la lucha contra las Enfermedades Tropicales Desatendidas en las poblaciones de mayor necesidad”, ha añadido.
Aguiar, responsable del Centro Sanitario Gbèmontin, en Zagnanado, ha transformado un pequeño dispensario en un centro con funciones de hospital en el que cada año se trata a más de 10.000 pacientes, a muchos de los cuales opera ella misma. Es por ello que ha sido reconocida con el Premio Honorífico de Anesvad, que apuesta por tratar las enfermedades no sólo desde un punto de vista sanitario —diagnóstico, prevención, tratamiento, rehabilitación—, sino también desde el compromiso con una distribución más justa y equitativa de los recursos socioeconómicos, principalmente educación, agua potable, higiene, saneamiento y alimentación.
«Tenemos la fama de trabajar por las enfermedades olvidadas, pero cuando se está sobre el terreno, y el enfermo es un pobre, da la sensación de que todas las enfermedades son olvidadas», ha lamentado Aguiar, quien ha recordado que cuando llegó a Benín, «con un simple diploma de enfermera y comadrona», la úlcera de Buruli era una enfermedad que se consideraba «de curanderos».
Pronto, ha recordado, se dieron cuenta de que no existía ningún cirujano en 170 kilómetros a la redonda, ni tampoco rutas de evacuación sencillas. Comenzaron a abrir abscesos, limpiar heridas, curar hernias… Y enseguida empezaron a llegar mujeres enviadas por las maternidades que estaban alrededor. «No pueden imaginar lo que es ver llegar mujeres transportadas durante 40 kilómetros en el transportín de una bicicleta; muchas llegaban con el feto muerto, por supuesto, o en vías de putrefacción». Pero poco a poco, con trabajo, se dieron cuenta de que «es suficiente con querer y creer» para «salvar muchas vidas».
Hasta que hace 42 años se cruzó en su camino una niña con úlcera de Buruli y comenzó el trabajo incansable por el que se la ha reconocido esta tarde contra una de las enfermedades tropicales desatendidas de manifestación cutánea. Un trabajo en el que han recibido la ayuda de entidades como Anesvad, y de muchos profesionales cuya labor ha querido agradecer. «La úlcera de Buruli nos ha hecho conocer otras úlceras y otras afecciones cutáneas que también hemos podido tratar», ha explicado.
Medio siglo de Anesvad
El evento ha servido, además, para celebrar los 50 años en los que Anesvad ha trabajado en más de medio centenar de países de América, Asia y África, en causas como la Salud Materno-Infantil, la Trata de Seres Humanos y las Enfermedades Tropicales Desatendidas.
Durante el acto se proyectó un vídeo conmemorativo que repasa nuestro medio siglo de vida —disponible en la web 50aniversario.anesvad.org, donde se recoge la historia y los hitos más importantes de la entidad— y los asistentes al acto recibieron un libro que recorre la trayectoria de la entidad.
 

🚩 Publicado originalmente por Derecho a la Salud: El Lehendakari y el Alcalde de Bilbao nos acompañaron en la III Edición de los Premios Anesvad

El Premio Nobel de la Paz es “un símbolo de una África que se niega a dejarse abrumar por la crueldad”


El XVI Premio Nobel de la Paz fue otorgado al médico congoleño Denis Mukwege. De una lista de 331 candidatos fue elegido por su compromiso contra el uso de la violencia sexual como arma en guerras y conflictos armados. Mukwege, ginecólogo, quien trata a las víctimas de la violencia sexual en la República Democrática del Congo, hasta ahora ha atendido a más de 50.000. “Mukwege es el símbolo de un África justa que se niega a dejarse abrumar por la crueldad de los actos bárbaros perpetrados por los señores de la guerra, cuya única vocación es matar, saquear y violar”, comentó a la Agencia Fides el padre Donald Zagore, sacerdote marfileño de la Sociedad para las Misiones Africanas.

“Mientras haya hombres como el Dr. Mukwege, que no escatiman esfuerzos para lograr la paz, incluso a costa de la vida, la muerte no tendrá nunca la última palabra en el continente africano. Forjar una consciencia africana de los héroes de la paz, que con sus acciones cotidianas construyen una África mejor, debe convertirse no sólo en un proyecto político para todos los principales líderes del continente africano, religiosos y políticos, sino también y sobre todo en la razón de ser de cada ciudadano africano. África puede y debe convertirse en un continente mejor. Esto sólo será posible a través de la lucha por el nacimiento de una cultura política africana que promueva el hombre sin discriminación de género y que siga siendo una incansable defensora de la vida. Una vida que exige dedicarse plenamente a la causa del prójimo, especialmente de los más pobres, sacrificándose a sí mismo y a sus propios intereses. Debemos ser capaces de tratar a los demás como nos gustaría ser tratados. El otro nunca debe ser objeto de nuestra propiedad o de nuestros intereses”, añadió Zagore.

Denis Mukwege dedicó el Premio Nobel de la Paz a las mujeres “asesinadas en conflictos y afectadas por la violencia todos los días”. Mukwege ha pasado gran parte de su vida ayudando a las víctimas de la violencia sexual en la República Democrática del Congo. En el Hospital Panzi, fundado en Bukavu en 2008, él y su personal trataron a miles de pacientes que fueron víctimas de los ataques. La mayoría de los abusos se cometieron en el contexto de una larga guerra civil que le costó la vida a más de seis millones de congoleños. Denis Mukwege es el símbolo más importante y unificador, tanto a nivel nacional como internacional, de la lucha para poner fin a la violencia sexual en la guerra y en los conflictos armados.

DZ/AP

Fuente: Agencia Fides

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- Declaraciones del doctor Mukwege tras recibir la noticia de la concesión del Nobel

- Denis Mukwege: el paradójico Nobel de la República Democrática del Congo

- La CENI reune a los candidatos a las presidenciales de la República Democrática del Congo para dialogar sobre la máquina de votación

- La CENI reúne a los 21 presidenciables congoleños

- Enfrentamientos en Kananga entre las Fuerzas Armadas de la RD Congo y un grupo de hombres armados

- Tres conventos de religiosas atacados en la República Democrática del Congo durante septiembre

- Los obispos de la República Democrática del Congo advierten que aún queda mucho por hacer antes de las elecciones presidenciales

- 4 activistas condenados a 12 meses de prisión en la República Democrática del Congo

- Entrenamiento para la vigilancia de enfermedades virales en la República Democrática del Congo

- La oposición de la República Democrática del Congo no es partidaria de boicotear el proceso electoral

- Dudas sobre el candidato único de la oposición en las elecciones en RD Congo

- ¿Puede ser Félix Tshisekedi el futuro candidato único de la oposición en la República Democrática del Congo?

- Convocadas las elecciones en RD Congo el 23 de diciembre de 2018

- Estados Unidos amenaza con sanciones a aquellos que retrasen las elecciones en la RD Congo

- Más de 500 muertos en disturbios en la República Democrática del Congo

- Kabila nombra nuevo gobierno en la RD Congo para la celebración de elecciones

- Fracaso en RD Congo para la aplicación de los acuerdos de San Silvestre . La CENCO se retira de la mediación

- Tensión de cara a las presidenciales de la RD Congo por las candidaturas rechazadas

- Las Noticias de la República Democrática del Congo (RDC) 2018-08-16 / 2018-08-31, edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre

- Las Noticias de la República Democrática del Congo (RDC) 2018-06-15 / 2018-06-30, edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre

- Los obispos de la República Democrática del Congo piden “Salvar el proceso electoral”

- Kivu, una zona de conflicto latente entre Ruanda y Burundi

- Naciones Unidas entrega suministros de oficina a la fiscalía de Kivu Sur

- Las ONG de la República Democrática del Congo abogan por la votación de la Ley sobre la protección de los defensores de los derechos humanos

- Se presentó el proyecto de ley que crea la orden de veterinarios de la República Democrática del Congo

- Naciones Unidas ofrece equipo médico a cuatro establecimientos de salud en Kananga

- El "Espace katangais" se opone a la desestabilización de Tanganyika

- La plataforma "Ensemble" denuncia la prohibición de sus manifestaciones en la República Democrática del Congo

- “Ayúdanos a recuperar el dinero robado injustamente a nuestro desarrollo”: Llamamiento de los obispos del Congo a los países del norte del mundo

- Líder de la oposición en la República Democrática del Congo abierto a una coalición

- ¡58 años de independencia!

- Trescientos cuarenta casas MIBA confiscadas por los jubilados de esta empresa

- Kabila impulsa las obras de construcción del puerto seco de Kasumbalesa

- Gécamines quiere rehabilitar y modernizar en Kinshasa el edificio Sozacom

- Los obispos de la República Democrática del Congo solicitan una certificación independiente de las maquinas para el voto electrónico

- “Estamos abandonados por todos”, dice el obispo de Goma (R.D. Congo) después del asesinato del padre Étienne Sengiyumva

- Los obispos del Congo denuncian un nuevo secuestro de un sacerdote

- El gobierno de RD Congo prohibe las protestas de la oposición

- Más de 500 muertos en disturbios en la República Democrática del Congo

- La ONU acusa a las autoridades congoleñas de asesinatos de civiles

- 38 personas asesinadas en una ciudad del este de la RD Congo en un ataque de los islamistas ugandeses del ADF

- Un sacerdote y una monja asesinados en 48 horas en Bukavu, Congo R.D

- Kabila torpedea el acuerdo político en la RD Congo

- Si no se firma en RD Congo antes del 28 de enero el acuerdo de actuación, se habrá acabado todo”

- Los obispos de la RD Congo relanzan el diálogo, pero advierten: “no estamos disponibles para un sinfín de conversaciones improductivas”

- La oposición se abre a la mediación de los obispos y realiza concesiones importantes a la mayoría en RD Congo

🚩 Publicado originalmente en www.africafundacion.org: Enlace al post

Nada para nosotros sin nosotros


“No queremos que los políticos decidan por nosotros, queremos ser parte del proceso de toma de decisiones, porque nosotros sabemos lo que nos funciona, lo que necesitamos los jóvenes. Nada para nosotros sin nosotros (Nothing for us without us) es nuestra principal reivindicación”, comenta Brenda Bakobye, activista juvenil en las organizaciones Sauti Skika y Maisha youth. La primera es una asociación de adolescentes y jóvenes que viven con VIH y que buscan que su voz sea oída en todas las instancias de respuesta a la enfermedad. La segunda es un movimiento juvenil virtual que utiliza, sobre todo, el ciberespacio para inspirar y capacitar a los jóvenes a tomar decisiones informadas que les lleve a vivir vidas saludables y productivas y se conviertan en agentes de cambio en sus familias, sus comunidades y su país.

Estos son solo dos de los muchos movimientos y asociaciones juveniles que han surgido en los últimos años en Kenia, lo que refleja que la sociedad en este país, como en tantas otras partes de África, vive un momento dorado, a pesar de las trabas impuestas por el Gobierno. Pero eso no quiere decir que su trabajo en el campo de la incidencia política sea fácil: “Los políticos no nos toman en cuenta porque piensan que no tenemos experiencia, pero estas plataformas ciudadanas demuestran lo creativos que somos los jóvenes y lo mucho que tenemos que decir”, añade Bakobye.

Brenda Bakobye, activista juvenil en las organizaciones Sauti Skika y Maisha youth.


Brenda Bakobye, activista juvenil en las organizaciones Sauti Skika y Maisha youth.

“En Kenia tenemos pocos jóvenes que ocupen posiciones de liderazgo en el Gobierno o en otros campos de responsabilidad. Todo está en manos de los ancianos, que piensan que saben lo que nos conviene”, añade Magdalene Wanjugo, directora ejecutiva de Nairobits Trust, una organización que entiende que el mundo está en continuo cambio y que eso genera nuevas normas y tendencias. Por eso trabaja para facilitar el acceso de este colectivo de edad a todas las formas de conocimiento, especialmente a través de la informática.

Es, especialmente, en las zonas rurales del país donde los jóvenes están más marginados a la hora de tomar decisiones. Samwella Lerro lo sabe bien. Ella es cofundadora de Bright Future Samburu, una fundación que trabaja para que las chicas samburu vayan al colegio en una región donde la cuota de analfabetismo llega al 70%. “Nuestra cultura impide que las niñas reciban educación por razones como que se las casa muy jóvenes, la mutilación genital femenina, embarazos prematuros o cuestiones de dote”, argumenta. Para cambiar esta situación no basta con hablar con las mujeres, hay que hacerlo también con los ancianos, y los varones, que son los que ostentan el poder entre los samburu. Pero resulta una labor difícil “especialmente cuando se es una chica joven, como yo, que no está casada. Según la tradición no puedo estar de pie delante de ellos y, tampoco, les debo mirar a los ojos, tener contacto visual con ellos, lo que hace muy duro mantener una conversación. Por eso, cuando vamos a reuniones con ellos nos hacemos acompañar de los chicos jóvenes para que hablen en nuestro nombre”.

Samwella Lerro, cofundadora de Bright Future Samburu.


Samwella Lerro, cofundadora de Bright Future Samburu.

Los menores de 35 años representan el 70% de la población de Kenia. Nunca hubo en la historia de ese país un momento con tanta población juvenil y tan bien preparada. Sin embargo, se enfrenta a desafíos muy significativos para poder desarrollar todo su potencial. Además de la falta de acceso a posiciones de liderazgo, el 55% de los que tienen entre 18 y 35 años están desempleados, con las tasas más altas (62%) entre las mujeres. Los adolescentes, en comparación con los adultos, tienen un mayor riesgo de morbilidad o muerte por complicaciones relacionadas con el embarazo y las infecciones por VIH o por enfermedades de transmisión sexual. A pesar del potencial económico de la creciente población juvenil de Kenia, una de cada tres niñas se casa antes de cumplir los 18 años y casi la mitad de ellas se convierte en madres a los 20. El embarazo no deseado es, a menudo, la principal causa para que las chicas abandonen la educación formal.

Con estos datos en la mano, adquiridos tras elaborar una encuesta en el país, sumados a la vivacidad y diversidad de los grupos juveniles que surgen por todo el país, la fuerza de sus líderes, las reivindicaciones que hacen, los problemas que buscan solucionar y los obstáculos que afrontan para ello y, sobre todo, ante la falta de plataformas donde los jóvenes puedan expresarse y participar en la toma de decisiones de asuntos que les afectan y les conciernen, la ONG Amref Health Africa (Amref Salud África en España) decidió poner en marcha una iniciativa —que lleva por nombre Youth in Action (Y-ACT)— para aumentar la capacidad y el apoyo para que los jóvenes aboguen por cambios de política y para promover la igualdad de género y la salud y los derechos sexuales y reproductivos en Kenia. Bajo la guía de su Advocacy Accelerator y subvencionada por la Fundación Bill y Melinda Gates, apoya a las organizaciones juveniles, las dotas de instrumentos y crea plataformas para que los jóvenes puedan discutir, intercambiar información y defender sus derechos.

El 55% de los jóvenes kenianos de entre 18 y 35 años están desempleados

El acceso a y el buen manejo de las nuevas tecnologías son clave en esta estrategia. “Los jóvenes en Kenia conocen las nuevas tecnologías y suman un gran porcentaje del 91% de los usuarios de teléfonos móviles”, afirma Wanjiku Kamau, directora ejecutiva del Advocacy Accelerator. “Vivimos en una era de la información donde la sociedad consume, en gran medida, información digital. Usar teléfonos móviles para llegar a los muchos jóvenes activistas de todo el país que todavía no se han comprometido con una causa nos permitirá tener un impacto mayor que el que nunca antes se había alcanzado en Kenia”.

Nairobits Trust es un claro ejemplo de esto: “Usamos la tecnología y formamos a los jóvenes en su uso para incrementar sus oportunidades de participación y, también, de acceder a un mejor empleo. En Nairobi, muchos viven en zonas marginales o asentamientos informales y solo por eso tienen menos oportunidades que otros en lo que se refiere al acceso a la educación o a oportunidades económicas. El buen uso de la tecnología les ayuda a superar esas barreras”, afirma Wanjugo.

Magdalene Wanjugo, directora ejecutiva de Nairobits Trust.


Magdalene Wanjugo, directora ejecutiva de Nairobits Trust.

La iniciativa de Amref también facilitó un encuentro entre líderes juveniles llegados de todo el país y los parlamentarios en el Parlamento el pasado 10 de agosto, que tuvo como objetivo crear puentes y romper suspicacias entre unos y otros. La organización de Wanjugo represento, junto a otras, a los jóvenes del condado de Nairobi y hablaron, sobre todo, de temas relativos a la salud sexual y reproductiva. “La idea del encuentro era presentar a los parlamentarios, y al Gobierno, asuntos que afectan a los jóvenes y que los políticos no toman en consideración. Estaba todo relacionado con romper barreras. Ellos piensan que no hay barreras entre los jóvenes y las que hay existen porque los servicios que se les ofrecen no están pensados para ellos, por eso no los utilizan. Si fueran de otra forma, ayudarían, por ejemplo, a disminuir el número de nuevas infecciones de VIH y a evitar los embarazos no deseados”.

Evidentemente, el activismo social en el que están inmersos los distintos grupos juveniles y sus líderes en Kenia no es fácil de mantener y cuenta con muchos obstáculos, pero gracias a Youth in Action adquieren las herramientas y habilidades para hacer oír su voz y tienen acceso a plataformas que les permiten avanzar en su labor. “Las cosas están cambiando mucho más rápido de lo que esperábamos porque gracias a nuestro activismo y al apoyo de Amref, la comunidad se da cuenta de que si mantenemos nuestros hábitos de vida tradicionales nunca avanzaremos. Cada día más y más chicas terminan el colegio en el territorio samburu y esto se debe a la sensibilización que hacemos con la comunidad, al hablar con todo el mundo, no solo con las chicas, sino también con los ancianos, con los jóvenes que supuestamente las esposaran… con todos. No es fácil, pero poco a poco lo vamos a conseguir”, afirma Lerro.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

🚩 Publicado originalmente en África: Enlace al post

Sexo a cambio de agua


Si se teclea sex for water [sexo a cambio de agua] en cualquier buscador en internet, en pocos segundos la pantalla estará repleta de consejos para mantener relaciones sexuales entre las olas y enlaces a páginas de pornografía. Sin embargo, para muchas mujeres de países como Haití o Kenia, donde contar con un grifo en casa es un lujo que muy pocos pueden permitirse, estas palabras son sinónimos de abuso.

La real extensión de la llamada sextorsión, extorsión de sexo como soborno para obtener servicios de agua, aún se desconoce, ya que las víctimas tienden a guardar silencio por miedo a ser estigmatizadas o incluso ser acusadas de adulterio. Pero diversas expertas alertan de la importancia de ahondar en cómo la corrupción afecta de manera distinta a hombres y mujeres. Recolectar más datos sobre este fenómeno, explican, puede contribuir a acabar con la discriminación de género en el acceso al agua.

La sextorsión no se recoge en la convención internacional de 2003 sobre corrupción, ni es objeto de monitorización por parte de organismos internacionales. Ningún país recopila estadísticas oficiales en mérito. El informe Mujeres y corrupción en el sector del agua: teorías y experiencias desde Johannesburgo y Bogotá, publicado a finales de 2017 por el Instituto Internacional del Agua de Estocolmo (SIWI) y presentado durante la última Semana Mundial del Agua, intenta arrojar algo de luz sobre el fenómeno.

El estudio empieza por desmentir el falso mito según el cual las mujeres son menos susceptibles a la corrupción. Al menos en los sistemas menos democráticos, donde cuentan con menos oportunidades para involucrarse en estas prácticas, ya que muy pocas veces sientan en puestos de poder. Ellas, además, se muestran más reluctantes porque saben que se enfrentan a mayores pérdidas en caso de ser descubiertas, argumentan las autoras. Las normas sociales y la discriminación sistemática hacia ellas hacen que tengan que responder a estándares más elevados que los hombres y, en consecuencia, los castigos son más severos. Algunas formas de corrupción, sin embargo, las afectan de manera despropositada.

En los países menos desarrollados, las mujeres son las principales responsables de garantizar el acceso al agua de la familia. Si no llega al hogar a través de tuberías, tienen que andar kilómetros hasta la fuente más cercana. Sobre ellas recaen también muchas otras tareas que necesitan agua, como limpiar, cocinar, cultivar. Esta presión las expone a prácticas de corrupción que van del pago de un soborno en dinero hasta la obligación a mantener relaciones sexuales. “Esta situación genera distintas expectativas y presiones en los hombres y en las mujeres y la sextorsión es el ejemplo más claro”, explica en Estocolmo Jenny Grönwall, experta de SIWI y una de las autoras del estudio.

Si no dispongo de dinero para sobornar a un trabajador del servicio de agua, abusará de mí sexualmente porque es lo único de valor que puedo ofrecerle

“La oportunidad de utilizar el propio atractivo sexual con el personal masculino del servicio de agua podría verse como un privilegio de las mujeres”, escriben las autoras del informe, Jenny Grönwall, Moa Cortobius, Pilar Avello y Maria Jacobson. “Pero no hay que equivocarse: en la sextorsión, el abuso sexual es una expresión de poder y una de las maneras en las que se hace mal uso de la autoridad para fines personales. Cuando las encuestadas dicen que flirtean con los funcionarios como una herramienta para convencerles de que no les corten el acceso al agua, hay un claro desequilibrio entre los dos, La participación de las mujeres en la sextorsión está motivada con la necesidad de asegurarse un bien básico”.

Es lo que ocurre, por ejemplo, en Johannesburgo y Bogotá, como recoge el informe. Varias mujeres encuestadas en las capitales de Sudáfrica y de Colombia revelan haber sido objeto de violencia y amenazas por parte de trabajadores del sector del agua y también de conocer casos en los que se emplea el sexo para obtener servicios. Ninguna, sin embargo, admite haber participado en este tipo de intercambios. “Puede que las víctimas se resisten a hablar por miedo al estigma y por la escasa protección de sus derechos. Quizás por eso se refieren siempre a terceras personas”, sostiene Grönwall. “Esto dificulta la recolección de datos. Además, la estricta aplicación de las normas anticorrupción en algunos países podría convertir a estas mujeres en cómplices del delito por haber consentido el pago de un soborno”.

El sexo se emplea para otorgar licencias a suministradores informales, para autorizar la conexión de un hogar a la red, para falsificar la lectura del agua utilizada y reducir la factura. Las autoras leen entre las líneas de los testimonios recogido en terreno el sentimiento de impotencia de las mujeres frente a una autoridad de la que se dependen para satisfacer una necesidad básica como el suministro de agua. “Estamos afectadas por la corrupción no porque somos más débiles, sino por ser más vulnerables que los hombres”, cuenta una de las entrevistadas para el estudio en Johannesburgo. Le sigue otra mujer: “Si no dispongo de dinero para sobornar a un trabajador del servicio de agua, abusará de mí sexualmente porque es lo único de valor que puedo ofrecerle”. La situación no varía mucho de un continente a otro. “Para darles un poco de agua, el fontanero, perdona por decirlo así de claro, se folló a todas aquellas mujeres”, revela una encuestada en Bogotá.

La sextorsión afecta también a otros países de África Subsahariana, como demuestra este vídeo desde Kenia, realizado por la Red de la Sociedad Civil Africana para Agua y Saneamiento:

Agua y corrupción

Nepotismo, clientelismo, fraude, influencia en la asignación de contratos, pagos irregulares para agilizar la provisión de algunos servicios u obtener una licencia… la corrupción en el sector del agua puede asumir una infinita variedad de formas. Todas con el mismo resultado: la pérdida de eficiencia.

Transparencia Internacional estima que en los países en desarrollo la corrupción puede aumentar el costo de obtener una conexión a la red de agua potable y alcantarillado en un 30%. Algunos estudios, como recoge un informe del pasado mes de mayo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), sugieren que cada 10% de la inversión que se pierde debido a corrupción podría generar pérdidas anuales para el sector de más de 75.000 millones de dólares.

“Algunos expertos creen que la clave para alcanzar las metas fijadas por los Objetivos de Desarrollo Sostenible en 2030 es la alianza con el sector privados. Otros sostienen que la solución pasa por evitar la corrupción”, explica Marcello Basani, especialista en agua y saneamiento del BID. En la lucha contra estas prácticas, agrega, la sociedad civil desempeña un papel crucial. “Divulgación, participación de los usuarios y una información transparentes son los elementos base para erradicar la corrupción”.

Ascender a más mujeres al mando de por sí no es suficiente para cambiar el entero sistema del país en el que la corrupción es la norma, explica Grönwall. “Quizás ponerlas en puestos de primera línea en el ámbito del agua podría ser útil para evitar sextorsión, pero no la corrupción. La tecnología también puede ayudar, si por ejemplo se usan instrumentos que automáticamente calculan la cantidad de agua utilizada, no hace falta que vaya físicamente un hombre a medirlo”.

“¿A quién hay que echar la culpa de que sea una práctica social aceptada? ¿Al Estado por no brindar el servicio, al patriarcado por generar este tipo de situaciones que se ven como normales y que todos aceptan?”, se pregunta Pilar Avello, una de las autoras del informe. “El auge del movimiento #Metoo es algo positivo y puede ayudar a llamar la atención sobre este problema. Tenemos que empezar a cambiar la narrativa y compartir más historias, no solo de las víctimas, sino también de mujeres fuertes que se están moviendo para contrarrestar esta práctica. El #Metoo ha sido muy potente en esto, pero ahora hay que seguir adelante y encontrar más ejemplos orientados a la acción”.

“Necesitamos muchos más datos para lograr que se escuche el mensaje, pero ya contamos con los suficientes para empezar a actuar”, agrega Grönwall. El próximo paso, explica, consiste en realizar otros estudios de campo en varios países, sin limitarse a las zonas urbanas y averiguar si la sextorsión está ocurriendo también en otros sectores como electricidad. “Es un trabajo a largo plazo, en el que es necesario romper los tabúes. También queremos presionar para que este tipo de corrupción se incluya en las convenciones internacionales contra la corrupción para estar seguros de que las personas al poder sean conscientes de que existe este problema. No solo hay sobornos y transacciones monetarias, sino que el cuerpo de las mujeres puede ser la moneda de intercambio”.

Sexo como moneda de intercambio

El término sextorsión fue ideado por la Asociación Internacional de Mujeres Juezas para calificar una “generalizada, pero a menudo ignorada, forma de explotación sexual y corrupción que se da cuando una persona en posición de autoridad (funcionarios de gobierno, jueces, educadores o simplemente los que encargados de prestar el servicio) intentan arrancar favores sexuales a cambio de algo que ellos tienen el poder de otorgar o revocar”.

Este fenómeno no es algo exclusivo del sector del agua, sino que alcanza también el saneamiento, la alimentación, la educación o la ayuda humanitaria. En algunas aldeas de Kenia, por ejemplo, a menudo la pobreza obliga las mujeres a mantener relaciones sexuales con los pescadores para comer, una práctica conocida como jaboya.

Siempre en Kenia, mujeres y adolescentes se pueden ver forzadas a practicar sexo para obtener dinero con el que comprar productos de higiene menstrual, como demuestran varios estudios.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

🚩 Publicado originalmente en África: Enlace al post