Luchar por reducir la mortalidad infantil

Aunque en las últimas décadas se ha reducido la tasa de mortalidad infantil en el mundo, África subsahariana sigue siendo la región más afectada. Allí, 1 de cada 13 niños muere antes de cumplir los 5 años, la mayoría por causas evitables y tratables.
La OMS estima que en 2019 murieron 5,2 millones de niños y niñas menores de 5 años. Esta cifra tan alarmante se podría haber evitado en gran parte con intervenciones sencillas y asequibles como una nutrición adecuada y alimentos seguros, vacunas, agua limpia y una atención sanitaria digna y de calidad. De hecho, el 45% de estas muertes están relacionadas con la malnutrición, y muchos otros niños y niñas fallecen debido a una simple diarrea, una neumonía, el paludismo o el VIH.
En África subshariana donde intervenimos desde Anesvad los datos son aún más impactantes: la región acumula la mitad del total de las muertes infantiles en todo el mundo. Si bien es cierto que se han hecho progresos sustanciales a nivel mundial en la reducción de la mortalidad infantil desde 1990, África sigue siendo el continente más castigado, donde 1 de cada 13 niños muere antes de cumplir los 5 años, unas cifras superadas hace 20 años en otros continentes. Reducir estas cifras se antoja difícil en la actualidad, ya que la irrupción del coronavirus ha paralizado muchos programas de desarrollo que combatían enfermedades tratables o luchaban contra la malnutrición. De hecho, corremos el riesgo de retroceder años de avance en la lucha contra la desnutrición, y pasar de los 860 millones de personas que la sufren a alcanzar los 1.000 millones debido al efecto de la pandemia.
Ante esta situación, nuestro compromiso por garantizar el Derecho a la Salud de las personas más empobrecidas de África subsahariana sigue más vigente que nunca. Para reducir la mortalidad infantil tenemos que seguir fortaleciendo los sistemas sanitarios donde estas niñas y niños viven y contribuir a que tengan acceso a alimentos y agua limpia para su correcto desarrollo. La hoja de ruta marcada por la Agenda 2030 de la ONU nos indica el camino a seguir.
El Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 3 apuesta por garantizar una vida sana y conseguir el bienestar para todas las personas en todas las edades. Uno de sus objetivos principales es promover vidas sanas y el bienestar de todos los niños y niñas, poniendo fin a las muertes evitables de recién nacidos y niños menores de 5 años para el 2030. El cumplimiento de esta meta del ODS 3 reduciría el número de muertes de menores de 5 años en 11 millones de aquí al 2030.
En Anesvad nos encargamos de ofrecer asistencia a todos esos niños con enfermedades olvidadas y contribuimos a fortalecer los sistemas de salud para evitar que pierdan su futuro.
Sumante a nuestra misión y colabora con nosotros.

🚩 Publicado originalmente por Derecho a la Salud: Luchar por reducir la mortalidad infantil

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *