Frenar el éxodo de científicos africanos a otros continentes, otro de los objetivos de Anesvad

Se estima que cerca de 20.000 investigadores abandonan África cada año.
Durante los últimos años son muchos los países africanos que apuestan por programas para fomentar la formación y aumentar así el número de científicos y doctores. No obstante, estas buenas intenciones chocan de frente con una realidad plagada de barreras para los profesionales, que pone en peligro el avance tecnológico y científico, así como el desarrollo económico, de estos países.
El continente pierde a trabajadores muy preparados (se estima que 20.000 profesionales de alta cualificación emigran cada año) por causas como la guerra y la inestabilidad política. Pero también por el deseo de obtener mejores oportunidades y entornos de investigación más favorables que les permitan desarrollar sus carreras.
Para abordar este problema la Global Young Academy (GYA) ha creado el proyecto Global State of Young Scientists África, que tiene por objetivo analizar las motivaciones de las nuevas generaciones, sus aspiraciones profesionales y las barreras a las que se enfrentan cuando persiguen sus objetivos. Los primeros resultados de este proyecto apuntan a una falta de tutoría, de recursos y de financiación como problema principal.
En Anesvad somos conscientes de que uno de los pilares para combatir las Enfermedades Tropicales Desatendidas es la investigación y el avance médico, de que la fuerza que debe detener estas afecciones y ayudar a las personas que las padecen debe proceder de los países y poblaciones donde se localizan. Por eso, nos alejamos de estrategias intervencionistas y no limitamos nuestro trabajo al apoyo y colaboración local en proyectos de acceso y promoción de la salud, sino que apostamos por un enfoque de empoderamiento que permita a estos países contar con los recursos humanos que hagan posible luchar contra enfermedades tan terribles como la lepra, la úlcera de Buruli o el pian.
Así, fomentamos programas y llegamos a acuerdos que permitan a los gobiernos locales desarrollar estructuras de apoyo para los científicos y potenciar el acceso a infraestructuras clave de investigación. Es el caso del convenio que Anesvad tiene con el sistema de salud público de Ghana, gracias al que se impulsa la labor en centros de investigación y laboratorios de todo el país, entro los que destacan el Centro Kumasi para la Investigación Colaborativa en Medicina Tropical y otros laboratorios altamente cualificados, como el F-TLC de la Universidad de Ghana.
Lo demostramos también a través  del apoyo que damos al Instituto Noguchi Memorial para la Investigación Médica, uno de los laboratorios de referencia de Ghana, y en el que trabajan jóvenes científicas locales como la investigadora de bacteriología Shirley Victoria Simpson: “Gracias al apoyo que recibimos de Anesvad podemos formar a los técnicos de laboratorio de los distritos, seremos capaces de diagnosticar en los distritos para proporcionar el tratamiento correcto a los enfermos. Además, podemos impulsar la confirmación de enfermedades en laboratorio con métodos moleculares como el PCR”, nos dijo en nuestra última visita.
Porque el futuro de los sistemas sanitarios y el acceso a la salud en países con el potencial humano como Ghana, Togo, Benín o Costa de Marfil debe estar en las manos de tantos jóvenes científicos africanos cuya aspiración, como en el caso de Shirley Victoria, es poner su talento al servicio de sus comunidades.

🚩 Publicado originalmente por Derecho a la Salud: Frenar el éxodo de científicos africanos a otros continentes, otro de los objetivos de Anesvad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *