Enfermedades Tropicales Desatendidas en el Golfo de Guinea

Según la OMS las enfermedades tropicales desatendidas son aquellas que son “infecciosas, proliferan en entornos empobrecidos, especialmente en el ambiente caluroso y húmedo de los climas tropicales“. Los factores que facilitan la reproducción de estas enfermedades no son otros que la falta de higiene propia de las áreas más humildes del planeta, unos servicios de salud compuestos por profesionales que muestran una voluntad y una capacidad de sacrificio infinita pero cuentan con medios escasos, y la gran dificultad para obtener agua limpia.

La enfermedades tropicales desatendidas son endémicas en numerosos países del continente africano, como son las naciones ribereñas del Golfo de Guinea, en particular Benín, Costa de Marfil, Ghana y Togo, territorios que se encuentran entre los menos desarrollados del planeta.

Úlcera de Buruli en Benín

Benín es una antigua colonia francesa de apenas 10 millones de habitantes. Su economía es eminentemente agrícola, si bien cuenta con yacimientos de oro y petróleo, que constituyen sus principales exportaciones. De acuerdo con Wikipedia, apenas el 33% de la población está alfabetizada y la esperanza de vida no supera los 56 años.

Agricultora de Ghana

Si bien el sistema público de salud de Benín tiene la lucha contra la úlcera de Buruli entre sus prioridades, ésta sigue siendo endémica. Se trata de una enfermedad de la que aún se desconoce el modo en que se transmite, por lo que no existen medidas de prevención primaria ni vacunas.

La bacteria que produce la enfermedad primero causa nódulos cutáneos que posteriormente se transforman en úlceras. Al ser invadidas por otros organismos patógenos, principalmente cuando afectan a los huesos, éstas pueden desarrollar deformidades. Así, es común que causen discapacidades. Gran parte de las lesiones por úlcera de Buruli se produce en las extremidades.

Lepra en Costa de Marfil

Costa de Marfil toma su nombre del comercio de extracción de colmillos de elefantes que las compañías francesas practicaban en este territorio. A pesar de la reciente guerra civil y la inestabilidad política, Costa de Marfil es uno de los países más prósperos del África tropical; su economía es principalmente agrícola.

Elefantes en Costa de Marfil

Tras los conflictos bélicos, parte de la estructura sanitaria se encuentra en estado precario o es inexistente. Así, es difícil combatir enfermedades tropicales desatendidas como la lepra, que afectan especialmente a la población de Costa de Marfil. Debido a las lesiones cutáneas que causa esta enfermedad tropical desatendida, históricamente la lepra ha generado un gran estigma social.

Los síntomas más característicos de la lepra son las lesiones cutáneas. Asimismo, también afecta a los nervios por lo que el nivel de sensibilidad de la piel es cada vez menor o desaparece. Así, si la persona que padece esta enfermedad no se trata, es posible que sus miembros o rasgos faciales se deformen, se deshagan mucosas de la nariz o la boca, se pierda vello en el cuerpo, etc.

Enfermedades Tropicales Desatendidas en Ghana y Togo

Ghana es uno de los países políticamente más estables del Golfo de Guinea; cuenta con recursos naturales, cultivos agrícolas, hidrocarburos y metales preciosos.

La mayoría de la población ghanesa vive en áreas rurales y remotas, alejadas de los servicios de salud, que además no cuentan con los recursos necesarios. Además, el agua disponible es insalubre en muchos casos debido a la contaminación procedente de las minas. Así, la úlcera de Buruli sigue siendo endémica en esta nación.

Togo (Golfo de Guinea)

Togo es uno de los países más pequeños del Golfo de Guinea. Apenas tiene la población de Catalunya y el tamaño de Aragón. Al igual que otras naciones de África, se independizó de Francia en los años 60, si bien previamente fue protectorado y colonia alemana con el nombre de Togolandia.

Además de la úlcera de Buruli y la lepra, el pian tiene una importante incidencia en la salud pública de la población togolesa, que en muchos casos reside en áreas remotas con malas condiciones higiénicas. Se trata de una dolencia de las articulaciones, huesos y piel producida por una bacteria del género treponema. De acuerdo con algunos estudios realizados, la sífilis o la enfermedad de bejel podrían tener su origen en el pian.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *