El Lehendakari y el Alcalde de Bilbao nos acompañaron en la III Edición de los Premios Anesvad

La entrega de premios también ha servido para celebrar el 50 aniversario de la entidad trabajando por el Derecho a la Salud en más de medio centenar de países de América, Asia y África, en causas como la Salud Materno-Infantil, la Trata de Seres Humanos y la lucha contra las Enfermedades Tropicales Desatendidas.
Anesvad ha reconocido a Afworo, Ojos del Mundo y Matres Mundi en la III Edición de los Premios Anesvad a la Cooperación y la Solidaridad, en una gala celebrada en el Museo Guggenheim de Bilbao y que ha contado con la presencia de, entre otros, el lehendakari del Gobierno Vasco, Iñigo Urkullu; el alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto; el presidente del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, Juan Luis Ibarra; y la presidenta de Anesvad, Garbiñe Biurrun.
«En estos años hemos desarrollado un trabajo con enormes recompensas en los países en los que intervenimos», ha destacado la presidenta de Anesvad, Garbiñe Biurrun, quien ha dado las gracias a las personas socias que, con su «ilusión» y «compromiso por un mundo mejor» lo han hecho posible. Biurrun ha recordado que los premios surgieron hace tres años, «con la idea de compartir sinergias de trabajo» entre todas las entidades que comparten trabajo en el país africano para mejorar la salud «de las personas más vulnerables en el África subsahariana». La tercera edición ha coincidido este año con el 50 aniversario de la entidad, que, como los premios, surgió «con modestia» y con la ambición de ayudar a personas enfermas de tuberculosis en Bilbao. «Desde entonces hemos desarrollado mucho trabajo, y un viaje que defendemos con orgullo porque en sí mismo ya es un premio», ha destacado.
El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha agradecido por su parte la «apuesta por la solidaridad» de quienes en 1968 pusieron en marcha la organización, así como la labor de las personas que, en estos 50 años, han hecho posible su funcionamiento, la de «las personas, entidades y organizaciones» que han hecho posible «mantener abierta la puerta del compromiso» y también el trabajo de todas las personas reconocidas con los premios Anesvad. «Anesvad cumple 50 años, y antes de eso Julia ya estaba comprometida con mejorar la salud de las personas; agradecemos vuestra labor, y esperamos que nuestro apoyo os resulte útil para seguir en el mismo camino: emprender, mantener innovar», ha resaltado.
En esta línea, el alcalde de Bilbao, Juan María Aburto, ha animado a la organización a «mirar al futuro subrayando el trabajo solidario». Aburto ha destacado «la impagable labor solidaria» de la organización en estos 50 años, en los que ha representado «valores de esfuerzo, honradez, justicia social y solidaridad», muy en línea con la «ciudad solidaria e inclusiva» que la vio nacer
Más de 300 personas han arropado a la organización que ha contado con un gran respaldo social. Además de muchas personas socias de Anesvad, al evento han acudido otras personalidades del ámbito político y social como José Vicente Reyes, subdelegado del Gobierno en Vizcaya; Teresa Laespada, diputada de Empleo, Inclusión Social e Igualdad en Vizcaya; Ana Otadui, presidenta de las Juntas Generales de Bizkaia; María Guijarro, directora de Igualdad, Cooperación y Diversidad de la Diputación Foral de Bizkaia, Juan Ignacio Vidarte, director del Museo Guggenheim Bilbao, y Juan Luis Ibarra, presidente del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco. Anesvad ha aprovechado para celebrar los 50 años que lleva defendiendo el Derecho a la Salud de las poblaciones más vulnerables en más de medio centenar de países de América, Asia y África en causas como la Salud Materno-Infantil, la Trata de Seres Humanos y la lucha contra las Enfermedades Tropicales Desatendidas (ETD), que afectan a una de cada seis personas en el mundo y en las que se centra desde 2015.
Ha sido Afworo la primera organización galardonada con el Premio en la categoría ‘Emprender’ por su proyecto de ‘Mejora de la atención clínica a las víctimas de mutilación femenina a través de la capacitación y empoderamiento de las matronas y las parteras tradicionales en Liberia’. Con este galardón, Anesvad reconoce de modo especial a quienes emprenden, innovan y han sabido perseverar en su lucha por mejorar la salud de las poblaciones más vulnerables del África Subsahariana. Guillermo Martínez, presidente de la entidad premiada, ha sido el encargado de recoger el galardón.
Innovar en el África Subsahariana es una urgencia y una necesidad, por lo que Anesvad también cree necesario reconocer las iniciativas que han logrado mejorar la salud de las personas gracias a un concepto o una práctica innovadora. Este año, el jurado ha decidido otorgar el Premio en la categoría ‘Innovación’ a Ojos del Mundo, organización que trabaja en Mozambique para reducir problemas oculares en las comunidades rurales y permitir a las mujeres el acceso a tratamientos. Ojos del Mundo ha impulsado, además, un taller de óptica gestionado por una asociación local de mujeres. Núria Ramón, directora general, ha recogido el galardón de manos de Juan Ignacio Vidarte, director del Museo Guggenheim de Bilbao.
El tercero de los premios reconocía la perseverancia, un valor esencial en el mundo de la cooperación. El compromiso con unos ideales, la continuidad y el trabajo constante son esenciales en el tercer sector, por lo que el galardón en la categoría ‘Perseverar’ ha ido a parar a Matres Mundi, la asociación de profesionales de la Salud Materno-Infantil que promueve una maternidad digna y segura en el lugar del mundo con las tasas más altas de mortalidad materna: el África Subsahariana. El alcalde de Bilbao Juan Mari Aburto ha entregado el premio a Vicenç Cararach, presidente de la entidad.
Julia Aguiar, Premio Honorífico
La última de las protagonistas de la noche ha sido Julia Aguiar, que ha recibido el Premio Honorífico de Anesvad por los “56 años que lleva dedicados a cuidar de la salud de las personas en situación de mayor vulnerabilidad, los últimos 37 de ellos en Benín”, tal y como ha resaltado Garbiñe Biurrun, presidenta del Patronato. “Pocas personas como ella reflejan la labor continuada y la lucha contra las Enfermedades Tropicales Desatendidas en las poblaciones de mayor necesidad”, ha añadido.
Aguiar, responsable del Centro Sanitario Gbèmontin, en Zagnanado, ha transformado un pequeño dispensario en un centro con funciones de hospital en el que cada año se trata a más de 10.000 pacientes, a muchos de los cuales opera ella misma. Es por ello que ha sido reconocida con el Premio Honorífico de Anesvad, que apuesta por tratar las enfermedades no sólo desde un punto de vista sanitario —diagnóstico, prevención, tratamiento, rehabilitación—, sino también desde el compromiso con una distribución más justa y equitativa de los recursos socioeconómicos, principalmente educación, agua potable, higiene, saneamiento y alimentación.
«Tenemos la fama de trabajar por las enfermedades olvidadas, pero cuando se está sobre el terreno, y el enfermo es un pobre, da la sensación de que todas las enfermedades son olvidadas», ha lamentado Aguiar, quien ha recordado que cuando llegó a Benín, «con un simple diploma de enfermera y comadrona», la úlcera de Buruli era una enfermedad que se consideraba «de curanderos».
Pronto, ha recordado, se dieron cuenta de que no existía ningún cirujano en 170 kilómetros a la redonda, ni tampoco rutas de evacuación sencillas. Comenzaron a abrir abscesos, limpiar heridas, curar hernias… Y enseguida empezaron a llegar mujeres enviadas por las maternidades que estaban alrededor. «No pueden imaginar lo que es ver llegar mujeres transportadas durante 40 kilómetros en el transportín de una bicicleta; muchas llegaban con el feto muerto, por supuesto, o en vías de putrefacción». Pero poco a poco, con trabajo, se dieron cuenta de que «es suficiente con querer y creer» para «salvar muchas vidas».
Hasta que hace 42 años se cruzó en su camino una niña con úlcera de Buruli y comenzó el trabajo incansable por el que se la ha reconocido esta tarde contra una de las enfermedades tropicales desatendidas de manifestación cutánea. Un trabajo en el que han recibido la ayuda de entidades como Anesvad, y de muchos profesionales cuya labor ha querido agradecer. «La úlcera de Buruli nos ha hecho conocer otras úlceras y otras afecciones cutáneas que también hemos podido tratar», ha explicado.
Medio siglo de Anesvad
El evento ha servido, además, para celebrar los 50 años en los que Anesvad ha trabajado en más de medio centenar de países de América, Asia y África, en causas como la Salud Materno-Infantil, la Trata de Seres Humanos y las Enfermedades Tropicales Desatendidas.
Durante el acto se proyectó un vídeo conmemorativo que repasa nuestro medio siglo de vida —disponible en la web 50aniversario.anesvad.org, donde se recoge la historia y los hitos más importantes de la entidad— y los asistentes al acto recibieron un libro que recorre la trayectoria de la entidad.
 

🚩 Publicado originalmente por Derecho a la Salud: El Lehendakari y el Alcalde de Bilbao nos acompañaron en la III Edición de los Premios Anesvad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *