Los profesionales sanitarios en África soportan la presión de la crisis del coronavirus ante su expansión

La epidemia está avanzando rápidamente, con un aumento de la incidencia de casi el 25% en la última semana en el continente y los países más afectados están viendo como el número de pacientes se duplica en 7 días.
La propagación de la COVID-19 se acelera en África. Si bien los primeros casos en el continente se detectaron más tarde que Europa o Asia, ahora los reportes diarios indican una subida pronunciada de casos en la mayoría de los países. En este contexto, y con sistemas de salud que adolecen de falta de equipos de protección, infraestructuras básicas y combaten a su vez otras infecciones que los saturan, las y los profesionales sanitarios han de soportar la presión de atender a las personas enfermas poniendo en riesgo su propio bienestar.
“Nos protegemos como podemos, teniendo en cuenta que nuestros recursos son muy limitados y que estamos centrados en otras enfermedades e infecciones”, relata Elizabeth Quarshie, que trabaja en Anum Apapam, un centro de salud en Mamprobi, situado en el área metropolitana de Accra, la capital de Ghana. Este país, una de la diez economías más prósperas de África y con casi 25 millones de habitantes, dispone de unos 200 respiradores en total, cifras que recoge un informe reciente de la agencia Reuters.
En Togo la situación es aún más frágil. Con tan solo 15 respiradores para una población de casi 8 millones y un único hospital de referencia en Lomé para atender a pacientes con coronavirus, los estragos que la pandemia pueden provocar generan miedo entre la ciudadanía. Gloria Agblenyo es matrona, y nos cuenta que “hacen falta más centros de referencia y personal para atender a los pacientes”. Desde Anesvad llevamos 10 años trabajando en el país en su lucha contra las ETD, apoyando al personal sanitario y capacitando y sensibilizando a la población. El togolés Koffi Fombo pertenece a nuestro equipo allí y lamenta que “ha habido dificultades para recibir informaciones fiables sobre los casos de COVID-19. El gobierno hace públicas las cifras, pero algunos ciudadanos lanzan en las redes sociales muchos mensajes que afirman que las cifras reales son mayores que las oficiales”.
Ante esta situación de escalada de casos, y evidenciando en primera persona las debilidades estructurales, estamos movilizando recursos para fortalecer los sistemas sanitarios de Costa de Marfil, Ghana, Togo y Benín.

🚩 Publicado originalmente por Derecho a la Salud: Los profesionales sanitarios en África soportan la presión de la crisis del coronavirus ante su expansión

Economía africana en tiempos de pandemia

Sabemos que el coronavirus ha trastocado el modo de vida de millones de personas en el continente africano, afectando no solo a su salud, sino a la actividad económica de subsistencia de comunidades enteras. Jóvenes emprendedores como Annabel e Inès nos cuentan sus retos ante la pandemia y cómo han recuperado su actividad comercial.
Annabel Dosoo regenta un salón de belleza en Accra, la capital de Ghana. Desde el inicio en marzo de las medidas de distanciamiento social decretadas en el país, y como muchos pequeños comercios en la capital, ha sufrido un parón en su actividad. “La gente que venía a arreglarse el pelo para una boda u otro evento social no ha venido, todo se ha suspendido. Antes del confinamiento había comprado muchos productos, porque pensaba que tendría trabajo, pero las cosas no salieron como yo esperaba, así que pasé un tiempo de dificultad económica” nos relata desde su establecimiento en el barrio de Newtown, uno de los étnicamente más diversos de la ciudad.
Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), los jóvenes africanos son las principales víctimas de las consecuencias socioeconómicas de la crisis en el continente, ya que el 93,4% de ellos tienen un empleo informal, muchas veces vinculado a los sectores más afectados por la COVID-19.
La madre de Inès Adjoula tiene un puesto en el gran mercado de Dantokpa, en Cotonú (Benín) y, durante las vacaciones escolares, Inès siempre la ayudaba a atenderlo. Ahora ella, tras diplomarse en comercio y marketing, regenta el establecimiento «Olouwatobi» en Abomey-Calavi. Inès afirma que “desde el cierre de las fronteras, todo quedó bloqueado. Al principio, todo iba bien porque tenía bastantes productos en stock. Ahora es más complicado: algunos productos se han agotado. Me veo obligada a comprarlos a otros comercios o a explicar a la clientela que se han agotado las existencias.”
Tanto Inès como Annabel han sufrido las consecuencias de la pandemia en términos económicos, en un contexto ya difícil para desarrollar sus negocios y con empleados a su cargo. En el caso de Inès ha “dado de baja a tres vendedoras”, que pretende volver a contratar cuando vuelva la normalidad. Según ella, “la empresa requerirá al menos un año de actividad después de la crisis para recuperarse”.
Aun y todo, en el horizonte se atisba la esperanza de la recuperación. Según Peter O’Reilly, de la  Liverpool John Moores University del Reino Unido, las economías africanas podrían ser mucho más resistentes a futuras crisis exógenas si  potenciasen sus propias capacidades industriales y diesen prioridad a las redes de producción regionales a través de cadenas de suministro más cortas.  De momento, Annabel se ha adaptado al contexto: “para que el negocio remonte hago algunos servicios a domicilio. Gracias a las redes sociales he sido capaz de comunicarme con mis clientas online, recoger sus pedidos y enviarles pelucas confeccionadas cuando las tengo listas”.

🚩 Publicado originalmente por Derecho a la Salud: Economía africana en tiempos de pandemia

Abierta la Convocatoria para la V Edición de los Premios Anesvad

Las organizaciones que deseen participar podrán presentar sus candidaturas hasta el 11 de julio. En el contexto de crisis provocada por el coronavirus, ahora más que nunca queremos reconocer el trabajo de organizaciones vinculadas con el Derecho a la Salud en África.
La V Edición de los Premios Anesvad es especial. Ante la crisis del coronavirus hemos decidido, ahora más que nunca, apoyar a entidades que luchan por el Derecho a la Salud en el continente africano.
Como en ediciones anteriores, otorgamos premios en tres categorías, Emprender, Perseverar e Innovar, a organizaciones que hayan implementado intervenciones en África. En total, repartiremos 120.000€:

30.000 € por categoría para proyecto de Cooperación al Desarrollo.
10.000 € por categoría para proyectos de Educación para la Transformación Social.

Si representas a una organización que cumple con estas características y te gustaría participar puedes consultar las bases y cumplimentar el formulario de candidatura online. La convocatoria está abierta hasta el 11 de julio. Además, para resolver dudas relacionadas con las bases, ponemos a disposición de las entidades un correo electrónico premios@anesvad.org

🚩 Publicado originalmente por Derecho a la Salud: Abierta la Convocatoria para la V Edición de los Premios Anesvad

Reflexiones de profesionales sanitarios frente a la pandemia

El personal sanitario y los equipos de investigación centrados en salud pública han estado involucrados en primera línea en la lucha contra la COVID-19. Desde Anesvad, hemos recogido sus reflexiones que giran entorno a un concepto común: la necesidad de contar con recursos y reforzar la investigación y atención sanitaria para garantizar el bienestar de todas las personas.
Aunque progresivamente se atisba una vuelta a la normalidad, los estragos de la crisis han dejado huella en las personas que han trabajado en contacto directo con el virus en diferentes frentes.
Bajar a la farmacia ha sido para muchos un ejercicio de valentía y un resorte de información para contener los contagios y tranquilizar a la población ante la pandemia. Guillermo Estrada, vocal de Investigación y Docencia en el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Toledo, nos cuenta que, durante semanas, muchos compañeros no disponían de las medidas de protección suficientes para atender a los clientes. “Durante semanas no tuvimos mascarillas, guantes o sistema de protección alguno, y esta falta de seguridad ha derivado en más de 500 compañeros infectados. Hemos demostrado que los farmacéuticos estamos para lo que se nos necesite y que somos un aliado del Sistema Nacional de Salud que está, desafortunadamente, desaprovechado” relata Estrada. Y es que las farmacias han continuado expidiendo medicamentos para otras enfermedades mientras atendían la avalancha de consultas y pedidos relacionados con el coronavirus.
Esta saturación también es compartida por Fernando Ramírez, médico de familia en el Centro de Salud de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz). “Los países que más han contenido la epidemia lo han hecho en base a controlar a los pacientes en sus casas, derivando únicamente los casos más complicados a los hospitales y evitando una movilidad que al final provoca más contagios” declara, afirmando que estar más cerca del paciente debe ser “una de las enseñanzas clave de esta crisis sanitaria”.
Investigación en tiempo récord
La búsqueda de una vacuna contra el coronavirus es la meta de infinidad de equipos de investigación en todo el mundo, pero no hay que olvidar que muchos otros han trabajado a contrarreloj para entender el origen de la enfermedad provocada por el SARS-CoV-2 y diseñar tratamientos adecuados para tratarla. En España Israel Cruz, jefe del Departamento de Salud Internacional de la Escuela Nacional de Sanidad, cuenta que desde que comenzó la pandemia en España “los centros de investigación se han ofrecido al sistema de salud para aumentar las capacidades diagnósticas y algunos de ellos han sido acreditados por el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII)”.
En cuanto a una posible vacuna, el experto asegura que “existen diferentes alianzas internacionales que están promoviendo el trabajo coordinado del sector público y privado para una producción rápida y a gran escala de una vacuna en un horizonte de 12-18 meses”, un horizonte temporal inusual, ya que vacunas contra enfermedades contra las paperas o el ébola han necesitado “entre cuatro y cinco años”.
Profesionales como Israel, Guillermo o Fernando corroboran que nuestros sistemas sanitarios necesitan fortalecerse y que hay que poner la salud en el centro de nuestra sociedad. Solo así conseguiremos el bienestar de todas las personas sin dejar a nadie atrás.

🚩 Publicado originalmente por Derecho a la Salud: Reflexiones de profesionales sanitarios frente a la pandemia