Cerrar la brecha de la desigualdad

Bajo el lema “cerrar la brecha de las desigualdades para lograr la justicia social” nos sumamos a las reivindicaciones del Día Internacional de la Justicia Social, promovido por la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Esta efeméride persigue concienciar sobre las desigualdades existentes en el ámbito laboral, que son a su vez un reflejo de problemáticas más profundas como la distribución de la riqueza, la paz y estabilidad y el respeto a los Derechos Humanos fundamentales.

Más del 60 por ciento de las personas que tienen un empleo carecen de cualquier tipo de contrato de trabajo; y una de cada 5 vive en situación de pobreza moderada o extrema. Estas cifras se disparan en los países más empobrecidos, donde los niveles de desigualdad entre las poblaciones urbanas y rurales son abismales.

En países como Ghana o Costa de Marfil, donde Anesvad trabaja desde hace décadas reforzando los sistemas de salud e implementando proyectos de desarrollo, las personas no se benefician por igual del gran crecimiento económico que estos estados están experimentando. Son lugares multiétnicos, con una gran diversidad cultural y recursos naturales abundantes, pero adolecen de estructuras institucionales que garanticen el bienestar de toda su población y eviten que la riqueza esté en manos de unos pocos.

Es necesario incidir en cambiar esta realidad social desde diferentes ámbitos. En concreto, la apuesta de Anesvad por combatir Enfermedades Tropicales Desatendidas en África subsahariana es un vehículo que nos permite atajar estas desigualdades estructurales, garantizando el Derecho Universal a la Salud de todas las personas independientemente de sus ingresos. Si las comunidades donde actuamos disponen de medios de higiene, saneamiento y dotaciones sanitarias con personal cualificado, las personas enferman menos; las niñas y niños pueden estudiar y sus familias emprender negocios para labrarse un futuro mejor.

Porque sin salud no hay desarrollo, y las enfermedades que combatimos incapacitan a las personas que las padecen a participar en la fuerza de trabajo de forma digna y con garantías de progreso.

Las desigualdades abarcan mucho más que simples diferencias de ingresos. En el Día Internacional de la Justicia Social cerremos la brecha de la desigualdad aportando más salud.

🚩 Publicado originalmente por Derecho a la Salud: Cerrar la brecha de la desigualdad

Benín avanza en el acceso a agua potable en las zonas rurales del país

El gobierno de Benín considera una prioridad que la población rural del país tenga un acceso universal y equitativo al agua potable, y actualmente está implantando un ambicioso plan director de abastecimiento de agua.
Con el fin de ofrecer mejores condiciones de vida a la población general y a las comunidades de las zonas rurales en particular, el gobierno beninés ha iniciado la construcción de 199 grandes pozos de sondeo repartidos por todos los departamentos del país. Además, se han abierto 110 puntos de abastecimiento de agua en varias aldeas, 24 de los cuales se construirán, según fuentes oficiales, antes de abril del 2020. La estrategia del ejecutivo de Benín cuenta con un presupuesto estimado de 400.000 millones de francos CFA (unos 600 millones de euros) en 3 años, de los cuales 234.000 millones de francos CFA (360 millones de euros) se destinarán exclusivamente a zonas rurales.
Anesvad trabaja desde hace décadas en el entorno rural del país y es un actor clave para garantizar la accesibilidad a saneamiento y agua potable en las comunidades más empobrecidas. Nuestra estrategia integral para combatir las Enfermedades Tropicales Desatendidas (ETD) pasa necesariamente por la mejora de estas infraestructuras básicas, ya que el acceso a agua potable evita en gran medida el contagio y tiene repercusiones a nivel social. Además, y como ya lo contamos recientemente, contribuimos a sensibilizar a la población a través de animadoras y animadores comunitarios que difunden consejos básicos de higiene y gestión del agua.
El Objetivo de Desarrollo Sostenible 6 de la ONU para esta década se centra en garantizar el acceso universal al agua potable segura y asequible y para ello se deben realizar inversiones adecuadas en infraestructura, proporcionar instalaciones sanitarias y fomentar prácticas de higiene. Si bien 800 millones de personas en el mundo carecen todavía de este servicio básico, Benín avanza por el buen camino.

🚩 Publicado originalmente por Derecho a la Salud: Benín avanza en el acceso a agua potable en las zonas rurales del país