La salud va mucho más allá de la atención médica

El 89% de la salud ocurre fuera del espacio clínico y viene condicionado por nuestra genética, comportamiento, ambiente y circunstancias sociales. Estos factores son conocidos como los determinantes sociales de la salud.
Tendemos a pensar que la salud y lo que sucede con ella está, si no únicamente, sí estrechamente ligado a la atención médica que nos ofrezcan. Y es un error. Es algo que en Anesvad hemos tenido siempre claro, y de ahí nuestra preocupación no sólo en luchar contra las Enfermedades Tropicales Desatendidas, sino en cuidar también los conocidos como determinantes sociales de la salud en todos nuestros proyectos e intervenciones.
Porque la salud de una persona viene determinada por un amplio conjunto de factores que se podrían resumir en cinco grandes grupos: genética, atención médica, circunstancias sociales, medio ambiente y comportamiento individual. Sobre muchos de ellos se puede incidir para tratar de resolver algunas de las inequidades sanitarias a las que millones de personas se enfrentarán en su vida. En algunos casos son cuestiones que tienen mucho que ver con la distribución del dinero y con las políticas adoptadas en los diferentes países donde intervenimos: Benín, Costa de Marfil, Ghana y Togo.
¿Se puede cuantificar la importancia de estos determinantes sociales de la salud? Hasta ahora parecía complicado, pero GoInvo, un estudio de diseño digital americano especializado en el ámbito sanitario, ha desarrollado un algoritmo que lo permite (basándose en fuentes como la OMS y entrevistas personales con analistas de políticas públicas, expertos en salud y profesionales clínicos). El resultado: el 89% de la salud se da fuera del espacio clínico, a través de nuestra genética, comportamiento, ambiente y circunstancias sociales. Esta empresa ha logrado, además, integrar estos determinantes y su peso en un único gráfico muy elocuente.
De forma resumida, éste es el porcentaje de relevancia que tiene cada categoría sobre la salud de un individuo:

Entorno: 7%. Calidad del agua, acceso a alimentos saludables, oportunidades laborales y educativas, exposición a contaminantes…
Cuidados médicos: 11%. Calidad de la atención y de los profesionales, vacunas y medicación, distancia a recursos…
Genética y biología: 22%. Estado nutricional, género, edad…
Circunstancias sociales: 24%. Estatus, identidad de género, trabajo, desarrollo y cultura de la primera infancia, discriminación, pobreza, nivel de educación…
Comportamiento individual: 36%. Hábitos alimenticios, los patrones de sueño, ejercicio, actividad sexual, niveles de humor…

En vista de estos resultados, en Anesvad nos reafirmamos en nuestra idea de actuar con firmeza sobre estos determinantes y en incidir sobre las inequidades sanitarias que vienen determinadas por cómo una persona vive, nace o trabaja.

🚩 Publicado originalmente por Derecho a la Salud: La salud va mucho más allá de la atención médica

“Para ofrecer una buena cobertura sanitaria en Ghana es importante invertir en recursos”

Entrevistamos al doctor Sarpong sobre la necesidad de apostar por invertir en formación, material médico y transporte para alcanzar el mayor número de personas con necesidades de atención sanitaria.
Cuando hablamos de la Cobertura Sanitaria Universal, debemos tener claro que hay un factor diferencial y que será el que permita alcanzar este objetivo: la financiación.
El doctor Godfred Kwabena Sarpong es Director de Salud del Distrito Upper Denkyra East, en Ghana. En uno de nuestros últimos viajes al país pudimos tratar este tema con él, pues comparte que “para ofrecer una buena cobertura sanitaria en los distritos de Ghana es importante invertir en recursos. Transporte para llegar a las comunidades lejanas. Material para confirmar las lesiones y testar, equipo de diagnóstico, medicación… En definitiva, recursos para asegurar un sistema de salud funcional que responda a las necesidades de la población. Pero también formación de enfermeras y médicos”.
Y es que Sargong tiene claro que la actuación de las personas, profesionales o no, es tan importante como la apuesta por los recursos técnicos. Por eso debe financiarse la formación, incentivar la implicación humana: “El compromiso del personal médico, es muy importante. Por ejemplo, el de las enfermeras, que viven en las comunidades donde están los centros de salud. Ellas son el primer punto de referencia para quien contrae una enfermedad”. “Y no sólo hay que formar en proveer servicios de salud; también en gobernanza y liderazgo”, señala el profesional. “El personal médico debe saber cómo gestionar una clínica, cómo estructurar bien los centros sanitarios y responder a las necesidades concretas de cada comunidad”.
Igualmente relevante es, para el experto, la inversión en formación de personas voluntarias, ya que “teniendo en cuenta el gran número de comunidades que integran la sociedad ghanesa, los voluntarios son trascendentales. Cuando les podemos formar en nociones y capacidades básicas sobre las Enfermedades Tropicales Desatendidas de la piel, son un gran recurso de detección de casos de úlcera de Buruli, pian o lepra. Conectan a las personas enfermas con las enfermeras de los centros de salud”. En opinión de Sarpong, “gracias a los voluntarios conseguimos llegar a toda la comunidad y estamos mejorando la asistencia sanitaria en aspectos clave como la identificación, la confirmación y la gestión de los casos”.
La financiación es necesaria en otro aspecto que el médico tilda de fundamental: la educación. “Necesitamos materiales educativos para las comunidades, para luchar contra la ignorancia, ya que mucha gente no cree en los cuidados de salud que prestamos. Buscan otro tipo de soluciones, recurren a la iglesia antes que al centro de salud, o se ponen en manos de espiritistas porque creen que ahí está la causa de sus problemas de salud. Tenemos que educar a nuestra población para que entiendan que los problemas a los que se enfrentan tienen causas biológicas, que pueden tratarse con medicamentos”.
Por último, Sarpong comenta que la cobertura sanitaria pasa necesariamente por invertir también en “transporte para llegar a las comunidades. Se necesitan motos, coches. Hay lugares desde los que la gente no puede llegar a los centros de salud, porque están muy lejos y no disponen de vehículo”. Es indispensable llegar a todo el mundo, pero sobre todo a aquellas personas más remotas, las que viven en entornos más desfavorecidos, para garantizar su Derecho a la Salud.
 

🚩 Publicado originalmente por Derecho a la Salud: “Para ofrecer una buena cobertura sanitaria en Ghana es importante invertir en recursos”

Tres generaciones de mujeres arropadas por la cobertura sanitaria

A pesar de que la salud está condicionada por una variedad de determinantes sociales, contar con unos servicios médicos equitativos y accesibles es la piedra angular del Derecho a la Salud.
El Centro de Salud Kyekyewere se construyó en 1974. Es esta instalación médica se cubren diversos servicios, como atención prenatal, salud reproductiva y pediátrica o realización de curas. Cuenta con laboratorio propio y atención ambulatoria, así como servicios de internamiento y supervisión al paciente.
Allí conocimos a tres mujeres: Yaa, Doris y Wilhelmina. Abuela, hija y nieta. Era la menor de las tres las que requería atención. Con apenas cinco años, a Wilhelmina ya le había tocado plantarle batalla a una Enfermedad Tropical Desatendida, una úlcera de Buruli que marcaba parte de su espalda. Y es que niños y niñas (sobre todo éstas últimas) son quienes más padecen el azote de algunas enfermedades olvidadas. Sus hábitos de juego (en los que prima el contacto directo) o las obligaciones domésticas (tratar a familiares enfermos o estar en contacto con agua poco salubre) que se cargan sobre ellas a muy temprana edad propician el contagio de ciertas ETD como el pian.
La lesión de Wilhelmina empezó como un rasguño al que no dieron apenas importancia. Fue tratada en casa. Pero lejos de curar, la herida creció. Decidieron llevarla al hospital de la región de Dunkwa y, al limpiarla y retirar la piel muerta, descubrieron qué era en realidad. Para curarla, la niña tuvo que pasar tres meses en Dunkwa, lejos de su casa y ausentándose del colegio. Ahora, tiempo después y ya curada, venía a Kyekyewere a realizarse controles. Era una niña alegre, con una familia que la quiere y se preocupa por ella. Nos despedimos de ellas con una sonrisa.
En la intrascendencia de esta historia reside su lectura positiva. La lesión de Wilhelmina tuvo una resolución feliz. Sin secuelas ni consecuencias. Como su abuela y su madre antes, la niña contaba relativamente cerca con los recursos necesarios para atenderla. Centros de salud, material médico y personal sanitario dispuestos para curarla. Tres generaciones de la misma familia cubiertas por los servicios fundamentales que les permiten ejercer su Derecho a la Salud.
Desgraciadamente, sabemos que en África subsahariana por cada caso feliz e intrascendente, por cada Wilhelmina atendida y curada, hay decenas, cientos de otros niños y niñas cuya salud depende de unos servicios precarios, ineficaces, inaccesibles o económicamente inalcanzables. Y eso, si existen.
Es imprescindible asegurar el Derecho a la Salud de todas las personas, pero especialmente de aquellas que viven en las condiciones más difíciles y en entornos de pobreza. Hay que trabajar para llevar la atención médica a todas las comunidades. Y hay un cauce para lograrlo y por el que apostamos en Anesvad: la Cobertura Sanitaria Universal. Te invitamos a conocerla aquí.

🚩 Publicado originalmente por Derecho a la Salud: Tres generaciones de mujeres arropadas por la cobertura sanitaria

Anesvad recuerda que la Salud es un Derecho, no un privilegio

Con motivo del Día Mundial de la Salud, que se celebra el 7 de abril, instamos a los gobiernos a que fortalezcan los sistemas de salud pública con el fin de alcanzar la Cobertura Sanitaria Universal.
Cerca de 1.000 millones de personas en el mundo carecen de acceso a algún tipo de servicio de salud. La mayor parte de ellas viven en zonas pobres y remotas de regiones como África subsahariana, donde además están expuestas a contraer algún tipo de Enfermedad Tropical Desatendida. Una combinación que se traduce en que 1.500 millones de personas se ven afectadas cada año por estas enfermedades olvidadas.
Por eso, con motivo del Día Mundial de la Salud, Anesvad recuerda que es indispensable trabajar para lograr la Cobertura Sanitaria Universal (CSU) que permita a todo el mundo, con independencia de sus condiciones socioeconómicas, acceder a servicios que garanticen su Derecho a la Salud. La organización insta a los gobiernos a marcarse esta meta en sus agendas del desarrollo sostenible y a proteger a las personas de las consecuencias financieras que pueda tener el pago de los servicios de salud.
Y es que el acceso a la atención médica puede suponer una carga financiera insalvable para gran parte de la población. Cada año 100 millones de personas deben afrontar unos gastos sanitarios tan elevados que terminan por abocarlas a la pobreza, obligándolas a elegir entre la salud y otras necesidades vitales básicas. En ocasiones, deben invertir los ahorros de toda una vida, o recurrir a préstamos que no sólo embargan su futuro, sino también el de sus hijas e hijos.
Inversión pública y formación
Anesvad insiste en que es preciso fortalecer los sistemas sanitarios y mejorar su alcance, sobre todo en aquellos países donde las ETD como la lepra, el pian, o la úlcera de Buruli son endémicas y afectan a las poblaciones más aisladas. Es esencial, asimismo, contar con estructuras de financiación pública sólidas. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), hoy en día más del 35% del gasto en salud en el mundo proviene del pago de los usuarios, lo que condena a la ruina a muchas personas que requieren tratamiento.
La organización recuerda a los gobiernos que el dinero destinado a los sistemas de salud pública debe contemplarse no como un gasto, sino como una inversión rentable en empoderamiento de la población, fomento del empleo y reducción de la pobreza. No en vano, se estima que en toda África en un solo año se pierden 630 millones de años de vida saludable debido a las enfermedades que afectan a la población: esto representa una pérdida para el continente de más de 2.000 millones de euros. Casi la mitad de este gasto podría evitarse en 2030 si se alcanzan los Objetivos de Desarrollo Sostenible relacionados con la salud, para lo que resulta imprescindible lograr la Cobertura Sanitaria Universal.
Además, para alcanzar un sistema sanitario sólido y eficaz es necesario impulsar la formación de profesionales de la salud capaces y con motivación, que ofrezcan atención de calidad y personalizada. Es crucial generar buenas condiciones laborales entre el personal sanitario, que además debe disponer de los materiales y recursos médicos y tecnológicos necesarios para atender a todas las personas con equidad.
Anesvad recuerda que la salud es un derecho y, como tal, los gobiernos deben protegerla priorizando al fortalecimiento de sus sistemas de salud pública y destinando los fondos necesarios para alcanzar el fin último de la Cobertura Sanitaria Universal.

🚩 Publicado originalmente por Derecho a la Salud: Anesvad recuerda que la Salud es un Derecho, no un privilegio

¿Qué es la Cobertura Sanitaria Universal y por qué la necesitamos?

Como sociedad tenemos la responsabilidad de encontrar la fórmula que garantice que nadie se vea forzado a elegir entre la salud y otras necesidades vitales básicas.
Hagamos un ejercicio de imaginación. Dejemos atrás el confort y el estado de bienestar del que gozamos una pequeña parte de la población mundial. Pongamos que vives en una zona rural de un país donde la atención sanitaria que puedes requerir está a muchos kilómetros de tu casa. Eso te obliga a un desplazamiento que no siempre puedes realizar. No dispones de vehículo propio. No existe el transporte público. La cosa empeora si el motivo que te lleva a necesitar atención médica te imposibilita físicamente; las ambulancias (pocas) son cosa de las grandes ciudades.
Imaginemos que consigues llegar. Las consultas están saturadas, no hay suficientes profesionales para tanta demanda. Vas a tener que esperar mucho tiempo hasta que te atiendan, puede que días. Te va a tocar dormir en una abarrotada sala de espera.
Cuando por fin es tu turno, te exploran, te hacen un par de pruebas rutinarias y te informan de que el precio por la atención y el tratamiento que necesitas es cuatro veces tu salario mensual. Para afrontarlo, tú y tu familia vais a tener que prescindir de varias comidas al día. Y puede que necesites pedir un préstamo que si no pagas acabará por embargarte la casa, dejándote sin techo a ti… y a tus hijas e hijos. Pero si no te tratas el sueldo dejará de entrar.
Mucha gente vive cada día esta situación u otras similares. De hecho, según la Organización Mundial de la Salud, cien millones de personas son empujadas cada año a la pobreza para hacer frente a los gastos en salud. Y cerca de la mitad de la población mundial carece de acceso integral a los servicios sanitarios básicos.
Pero podemos darle solución. Se llama Cobertura Sanitaria Universal (CSU), y es una de las metas que se fijaron los países que adoptaron los Objetivos de Desarrollo Sostenible en 2015. Implica que todas las personas y comunidades reciban los servicios de salud que necesitan sin tener que pasar penurias financieras para pagarlos. Abarca toda la gama de servicios, desde la promoción de la salud hasta la prevención, el tratamiento, la rehabilitación y los cuidados paliativos.
Alcanzar este ambicioso pero imprescindible objetivo pasa por el fortalecimiento de los sistemas sanitarios en todos los países. En necesario invertir en personal de salud primaria, contar con buenas direcciones estratégicas de los sistemas sanitarios, asegurar el suministro de medicamentos y tecnologías… En definitiva, garantizar un ecosistema sanitario que dé un servicio eficaz, equitativo y justo a todas las personas. Para ello los gobiernos deben priorizar la salud en sus agendas de desarrollo sostenible.
Sin salud no hay nada. A fin de cuentas, la salud no es una cuestión de caridad, sino de justicia. Es un derecho fundamental recogido en la Constitución de la OMS y la base sobre la que se erigen el resto de metas que como sociedad nos propongamos alcanzar.

🚩 Publicado originalmente por Derecho a la Salud: ¿Qué es la Cobertura Sanitaria Universal y por qué la necesitamos?

¿Conseguiremos que el pian sea la segunda enfermedad en ser erradicada en el planeta?

La enfermedad de pian es la más antigua de las treponematosis. De acuerdo con la Wikipedia, existen evidencias de esta infección en esqueletos de 1,6 millones de años localizados en Kenia.

Sigue leyendo

La industria farmacéutica sigue olvidándose de las Enfermedades Tropicales Desatendidas

Las ETD, que representan el 11% de las enfermedades mundiales, sólo reciben el 3% de las innovaciones farmacológicas.
Las Enfermedades Tropicales Desatendidas (ETD), entre las que se encuentran la lepra, el pian, la úlcera de Buruli o la filariasis linfática, afectan a cerca de 1.500 millones de personas en todo el planeta. Representan un 11% de la carga mundial del total de enfermedades. Unas cifras impactantes que, sin embargo, contrastan con la escasa atención que reciben por parte del ámbito farmacológico. Entre enero de 2012 y septiembre de 2018, se lanzaron al mercado un total de 256 nuevos medicamentos, de los que sólo ocho fueron desarrollados para tratar estas afecciones.
Eso supone un 3,1% del total. Y a pesar de que el valor es mayor que la cifra que se manejaba en el periodo de 1975 a 1999 (1.1%), ha disminuido con respecto a los años 2000 – 2011 (4.3%). Por algo son conocidas también como ‘enfermedades olvidadas’.
Los datos provienen de la prestigiosa publicación The Lancet Infectious Diseases, que ha lanzado un artículo en el que afirma, además, que de los ocho medicamentos contra ETD lanzados en el periodo 2012-2018, sólo dos son verdaderas innovaciones: un fármaco contra la tuberculosis y otro para la malaria, que son “los primeros avances en el tratamiento de ambas enfermedades en los últimos 40 y 60 años, respectivamente”.
“Los otros seis productos registrados entre 2012 y 2018 para este grupo de enfermedades son medicamentos reutilizados o nuevas formulaciones. Los medicamentos reutilizados, por ejemplo, se utilizaron para tratar otras enfermedades y se aprobaron para nuevos usos clínicos. Ninguno es lo que nosotros llamamos una nueva entidad química, es decir, el resultado de la innovación y, por lo tanto, no contiene ninguna molécula activa previamente aprobada para uso clínico “, afirma Adriano Andricopulo, profesor del Instituto de Física en la Universidad de São Paulo y uno de los autores del artículo.
“Al incorporar la ciencia y la tecnología de vanguardia, la investigación y el desarrollo de medicamentos han progresado considerablemente. Sin embargo, persiste una brecha profunda entre la carga de las Enfermedades Tropicales Desatendidas y el desarrollo de activos terapéuticos para tales enfermedades”, sentencia el informe.

🚩 Publicado originalmente por Derecho a la Salud: La industria farmacéutica sigue olvidándose de las Enfermedades Tropicales Desatendidas

La industria farmacéutica sigue olvidándose de las Enfermedades Tropicales Desatendidas

Las ETD, que representan el 11% de las enfermedades mundiales, sólo reciben el 3% de las innovaciones farmacológicas.
Las Enfermedades Tropicales Desatendidas (ETD), entre las que se encuentran la lepra, el pian, la úlcera de Buruli o la filariasis linfática, afectan a cerca de 1.500 millones de personas en todo el planeta. Representan un 11% de la carga mundial del total de enfermedades. Unas cifras impactantes que, sin embargo, contrastan con la escasa atención que reciben por parte del ámbito farmacológico. Entre enero de 2012 y septiembre de 2018, se lanzaron al mercado un total de 256 nuevos medicamentos, de los que sólo ocho fueron desarrollados para tratar estas afecciones.
Eso supone un 3,1% del total. Y a pesar de que el valor es mayor que la cifra que se manejaba en el periodo de 1975 a 1999 (1.1%), ha disminuido con respecto a los años 2000 – 2011 (4.3%). Por algo son conocidas también como ‘enfermedades olvidadas’.
Los datos provienen de la prestigiosa publicación The Lancet Infectious Diseases, que ha lanzado un artículo en el que afirma, además, que de los ocho medicamentos contra ETD lanzados en el periodo 2012-2018, sólo dos son verdaderas innovaciones: un fármaco contra la tuberculosis y otro para la malaria, que son “los primeros avances en el tratamiento de ambas enfermedades en los últimos 40 y 60 años, respectivamente”.
“Los otros seis productos registrados entre 2012 y 2018 para este grupo de enfermedades son medicamentos reutilizados o nuevas formulaciones. Los medicamentos reutilizados, por ejemplo, se utilizaron para tratar otras enfermedades y se aprobaron para nuevos usos clínicos. Ninguno es lo que nosotros llamamos una nueva entidad química, es decir, el resultado de la innovación y, por lo tanto, no contiene ninguna molécula activa previamente aprobada para uso clínico “, afirma Adriano Andricopulo, profesor del Instituto de Física en la Universidad de São Paulo y uno de los autores del artículo.
“Al incorporar la ciencia y la tecnología de vanguardia, la investigación y el desarrollo de medicamentos han progresado considerablemente. Sin embargo, persiste una brecha profunda entre la carga de las Enfermedades Tropicales Desatendidas y el desarrollo de activos terapéuticos para tales enfermedades”, sentencia el informe.

🚩 Publicado originalmente por Derecho a la Salud: La industria farmacéutica sigue olvidándose de las Enfermedades Tropicales Desatendidas

Anesvad está presente en la reunión de la OMS sobre Enfermedades Tropicales Desatendidas

Un encuentro en el que participan los principales agentes internacionales involucrados en la lucha y erradicación de enfermedades como la úlcera de Buruli, la lepra o el pian.
Un equipo de Anesvad está participando estos días en la reunión que la Organización Mundial de la Salud ha convocado en Ginebra para revisar la situación epidemiológica de la úlcera de Buruli y otras Enfermedades Tropicales Desatendidas (ETD) de manifestación cutánea durante los dos últimos años en aquellos países donde estas afeccionas son endémicas. Entre ellos se encuentran Benín, Togo, Ghana y Benín, en los que Anesvad interviene con diversos proyectos.
La cita servirá para compartir información sobre las actividades realizadas en el control de las ETD así como avances en la investigación y logros alcanzados en este bienio. Así mismo, se acordarán las prioridades de control e investigación para los próximos dos años y la forma de coordinar su implementación.
Los países y organizaciones participantes podrán intercambiar experiencias sobre el enfoque integrado en el tratamiento de enfermedades olvidadas de la piel. Esta estrategia permite detectar otro tipo de afecciones cutáneas cuando se procede al reconocimiento de heridas susceptibles de ser identificadas como úlcera de Buruli. De esta manera se puede llegar a muchas más personas y ser más eficaces en los tratamientos de diferentes ETD.
Por último, el encuentro servirá para discutir los objetivos y la agenda de trabajo en torno a las ETD a partir de 2020, año para el que la OMS se ha propuesto erradicar algunas de estas enfermedades.
El equipo de Anesvad dará visibilidad a la labor de la organización en las ponencias de los cuatro países en los que interviene. También se reunirá con otros actores relevantes de la lucha contra las ETD que permitan establecer colaboraciones y sinergias.
Sin duda, una reunión de la que esperamos extraer información, alianzas y estrategias que nos permitan seguir luchando por la salud de las personas más desfavorecidas de África subsahariana.
(Foto: copyright WHO/P. Virot)

🚩 Publicado originalmente por Derecho a la Salud: Anesvad está presente en la reunión de la OMS sobre Enfermedades Tropicales Desatendidas

El evento más solidario de la cocina francesa

El hotel Ibis Bilbao Centro conmemorará el 21 de marzo el ‘Gôut de France’, una celebración gastronómica internacional, donando parte de su recaudación a Anesvad.
Del 21 al 24 de marzo se conmemora en todo el mundo el evento ‘Gôut de France’, chefs de todo el mundo se movilizan para proponer en las embajadas francesas y en restaurantes participantes una «cena a la francesa», caracterizada por una cocina más responsable.
Bilbao se unirá a esta celebración a través del consulado de la ciudad y de algunas empresas, entra la que destaca el hotel Ibis Bilbao Centro, colaborador habitual de Anesvad y uno de los referentes en el tejido hostelero de la ciudad.
Para conmemorar este evento, mañana el hotel ofrecerá a sus comensales una propuesta muy especial, tanto para la comida como para la cena. Por 14,95€ los clientes podrán disfrutar de un suculento y solidario menú, puesto que el 5% de lo que se recaude con él se destinará íntegramente a proyectos de Anesvad en favor de las personas más vulnerables de África subsahariana. Además, en el local habrá un “rincón Anesvad” en el que informaremos sobre nuestra actividad a los clientes.
Os animamos a participar de este evento que os permitirá disfrutar de lo mejor de la cocina francesa al tiempo que ayudáis a luchar contra las Enfermedades Tropicales Desatendidas. Os recordamos:
Hotel Ibis Bilbao Centro (General Concha, 28). Jueves 21 de marzo 2019:

Comida de 13h. a 16h.
Cena de 19.30h. a 22.30h.
Información y reservas: 944 433 937 – H6141-RE@accor.com

Además, gracias a su intermediación y a la buena relación que une nuestra organización con este establecimiento, hemos podido entrevista al Cónsul General de Francia en Bilbao, M. Sameh Safty, que amablemente ha querido darnos su opinión sobre algunos temas relacionados con la Cooperación al Desarrollo.
Pregunta: Anesvad nació en Bilbao hace 51 años de la mano de personas de esta ciudad. Hoy es una organización que ha trabajado promoviendo la salud en más de 50 países de Asia, América y África. ¿Cree que está en el carácter de las bilbaínas y bilbaínos esta disposición a colaborar con las personas más desfavorecidas?
Respuesta: Sí. Conozco cientos de organizaciones en Euskadi, entidades que trabajan en favor de las personas mayores, enfermas o en pro de las personas con discapacidad. Me parece muy destacable, y creo necesario remarcar el espectacular crecimiento de las ONG de Cooperación al Desarrollo, aquellas que buscan mejorar las condiciones de las personas que viven en países menos desarrollados.
P: Desde 2017 Anesvad centra sus esfuerzos en África subsahariana, una región con la que Francia tiene una larga y estrecha relación. ¿Cree que los gobiernos dan a la Cooperación el peso suficiente en sus agendas internacionales?
R: En términos de ayuda al desarrollo Francia es un agente importante. En 2017 la ayuda pública francesa para el desarrollo fue de 11.300 millones de euros, lo que supone un incremento del 15% con respecto al año previo. Francia fue el país con mayor aumento en asistencia oficial para el desarrollo. La ayuda francesa se situó en un 0,43% del PIB del país, contra el 0,38% de 2016.
P: Estamos en el hotel Ibis de Bilbao, que lleva mucho tiempo colaborando en diversas campañas de Anesvad. ¿Le parece importante que el tejido empresarial de las ciudades se implique en temas de cooperación?
R: Sucede en todo el mundo: las organizaciones necesitan encontrar fuentes de financiación complementaria para desarrollar su labor. Por supuesto, el sector privado debe ocupar un lugar importante en el apoyo económico y corporativo a las ONG. Esta necesidad de diversificación de recursos es una prueba de la independencia de las organizaciones.
P: Su carrera diplomática le ha llevado a trabajar en Naciones Unidas. ¿Considera que la salud y la cobertura sanitaria son temas relevantes para las organizaciones intergubernamentales?
R: Sí. En la última década la salud ha ocupado un lugar sin precedentes como motor del progreso socioeconómico; nunca se ha invertido tanto en ella. Sin embargo, la pobreza continúa generando problemas de salud, y estos a su vez mantienen a una importante parte de la población sumida en la pobreza.
La prevención, el tratamiento de enfermedades crónicas y el manejo de las Enfermedades Tropicales Desatendidas son temas fundamentales entre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y en consecuencia en la agenda internacional de salud y desarrollo.
Por su parte, la Organización Mundial de la Salud cumple su mandato apoyando y colaborando con muchos asociados, incluidos los organismos de las Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales, donantes, la sociedad civil y el sector privado.
P: ¿Cree que la francesa y la española son sociedades solidarias?
Totalmente, pienso que tanto Francia como España son dos grandes naciones muy comprometidas con los valores humanitarios, incluida la solidaridad.
R: ¿Qué es lo que más disfruta de su trabajo como cónsul en Bilbao?
Muchas cosas me atraen en mis funciones. En primer lugar, tener el doble orgullo de representar como cónsul general a una gran nación como Francia en una circunscripción culturalmente rica y dotada de tantos recursos dentro de una nación igualmente grande.
Más allá de este doble orgullo, encuentro mucho material para seguir creciendo, normalmente las oportunidades que me da mi trabajo de conocer a personas y organizaciones de todos los ámbitos de la vida, como a ustedes en Anesvad.
 

🚩 Publicado originalmente por Derecho a la Salud: El evento más solidario de la cocina francesa